La hija del príncipe Alberto y Charlène se ha convertido en la nueva fashionista del Principado. El look de Dior que llevó el Día de Santa Devota lo demuestra


El pequeño Principado de Mónaco lleva siendo desde hace décadas el centro del glamour de la realeza. Comenzó con la boda del príncipe Rainiero y Gracre Kelly el 19 de abril de 1956, continuó con la primogénita del matrimonio, Carolina de Mónaco, y siguió hasta hoy con la hija mayor de la princesa de Hannover, Carlota Casiraghi, y sus nueras, Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo, como mejores representante de las mujeres con más estilo de la familia. Pero un nuevo miembro promete con robarles todo el protagonismo: Gabriella, la hija del príncipe Alberto y Charlène. Y ya ha comenzando eclipsando a su madre en el Día de Santa Devota, patrona del Principado.

La nueva fashionista de Mónaco

La pequeña princesa es claramente la nueva fashion victim de la familia. Lo demostró con su look de Dior de los pies a la cabeza, que llamó especialmente la atención teniendo en cuenta que solo cumplió 6 años el pasado 10 de diciembre.
La pequeña lució un traje de chaqueta y falda rosa de pata de gallo de Baby Dior, a juego con el bucket (el sombrero que llevan todas las influencers), junto con una camisa blanca y unos leotardos en el mismo color. Pero si el traje era acorde a su edad, lo que realmente llamó la atención fueron los complementos, y especialmente el bolso que lucía cruzado en bandolera.

No sabemos si sacado del vestidor de su madre o si se trata de su primer gran bolso, Gabriella sorprendió con su minibolso Lady Dior en plata metalizado con los charms con la palabra “D.I.O.R.”, que tiene un precio de 3.200 euros. El modelo, confeccionado en piel de becerro, es uno de los más emblemáticos de la casa francesa. Fue rebautizado con ese nombre en honor de Diana de Gales, que lo convirtió en uno de sus bolsos favoritos.

Además del bolso, Gabriella también eligió las snaekers de bota con el logo de Dior estampado, de 500 euros, muy similares a las que llevaba su hermano Jacques.

No es la primera vez que vemos a la pequeña de la familia vestida de las firmas más exclusivas. En el pasado posado navideño lució un espectacular vestido de Ralph & Russo, la misma firma que eligió su madre, y ya ha llevado trajes de Baby Dior en otras ocasiones. Pero lo que realmente nos sorprende es el bolso, un complemento que todavía no han lucido otras princesas que ya están en plena adolescencia como la princesa Leonor o la infanta Sofía.

La pequeña Gabriella promete darnos tantas alegrías estilísticas como el resto de las damas de la familia.