La gala de los premios platino extendió en Madrid una alfombra roja por la que vimos pasar a grandes nombres del cine iberoamericano y grandes diseños.


Parecía que no iba a llegar el momento, pero han vuelto las grandes celebraciones. Aún con distancia de seguridad y con mascarilla, pero los actos se han reanudado y parece que sin perder el glamour de antaño. Aunque, como siempre hay quien está más acertado y quién patina cuando llega el gran momento.

Y así ha sucedido también en la alfombra roja de los premios platino, donde directores, actrices y actores han desfilado para conocer a los ganadores de los galardones del cine iberoamericano, que se entregaron en el Palacio de Congresos de Madrid en una gala cuyo arranque corrió a cargo de la colombiana Juana Acosta.

Ella precisamente fue una de las que no defraudó sobre la alfombra roja. La actriz se decantó por un vestido negro de lentejuelas firmado por Michael Kors que luego fue cambiando por otros modelos durante la gala.

Todo al rojo

El negro fue uno de los colores dominantes de la noche, gracias a diseños tan llamativos como el Versace que lució Esther Expósito, que fue de lo más roquero. También a vestidos como el de Goya Toledo, que aunque esta vez ha dejado a Elie Saab en el armario, se decantó por un diseño de Tony Ward que recordaba a las creaciones del libanés.

Pero también hubo lugar para otro de los colores estrella de cualquier gran evento que se precie: el rojo. Así Vanesa Romero puso la nota de color con un diseño estructurado de color carmesí, igual que hizo Natalia Verbeke con un diseño de lentejuelas del andaluz Roberto Diz e Ivonne Reyes, a quien, por cierto, hacía tiempo que no veíamos en un evento de estas características.

Los trajes de chaqueta

Aunque no fueron la tónica dominante de la noche, también hubo quien se decantó por el tradicional traje de chaqueta. Ese fue el caso de Inma Cuesta y Nathalie Poza, aunque hemos de decir que dado que era una alfombra roja, fue Poza quien estuvo más acertada por el corte y la caída del tejido del traje elegido y también por el color: un blanco roto con chaqueta oversize.

Sea como fuere, el traje supone una alternativa más que factible para la temporada de alfombras rojas que parece que no ha hecho más que empezar ahora que se reactivan los estrenos y los premios.

Blanco, negro y volúmenes

Otro de los colores de la noche fue el blanco. Así vimos a Andrea Duro decantarse por un vestido palabra de honor firmado por Sophie et Voilá, pero también a Stephanie Cayo y a Mónica Hoyos, que se decantó por un diseño que, según decía ella en sus redes sociales, era de Gucci.

De blanco y negro se vistió la actriz Macarena Gómez gracias a un impresionante diseño de Carolina Herrera. La misma combinación que utilizó una de las políticas invitadas a la noche, Begoña Villacís. La nota sorprendente de la noche la puso la actriz candela Peña con un conjunto de lo más voluminoso firmado por uno de los diseñadores que triunfan entre las influencers, Redondo Brand, que también vistió a María Pombo.