Para acudir a una entrevista de trabajo, es esencial ir correctamente vestidos, puesto que la imagen que proyectamos dice mucho de nosotros y causa es primera impresión que todos queremos que sea positiva.


Hay muchos modos de vestirse bien, no necesariamente con un traje de chaqueta oscuro.  Lo importante es que nuestra imagen transmita seguridad, confianza y profesionalidad.

Algunas claves esenciales para vestir bien en nuestra entrevista de trabajo

Una de las recomendaciones más importantes a la hora de ir bien vestido a una entrevista de trabajo es mostrarnos tal y como somos, con autenticidad, atendiendo a unas claves que siempre transmiten esa profesionalidad que deseamos:

1- Los colores son esenciales. Es preferible vestir con colores sobrios y neutros, como el gris, el azul marino o incluso en negro en alguna parte de nuestro atuendo.

2- Usar blusas, tops y camisas que vistan y combinen bien puede darle un toque muy personal a nuestro atuendo. En una entrevista de trabajo hay que desterrar las camisetas, por muy “de marca” que sean.

3- Llevar alguna joya o accesorio le da un toque original a nuestro atuendo, pero sin abusar y hacerlo demasiado recargado.

4- Los complementos mejor si son sobrios: bolsos, cinturones o pañuelos deben ser lo más discretos posible y huir de las estridencias.

5- En el caso de los hombres, ocurre lo mismo con las corbatas. Si el código de vestimenta exige corbata, es importante elegir una de colores oscuros, y sobre todo que sea discreta, y que combine bien con el traje de chaqueta o con el pantalón.

Los colores más adecuados para acudir a una entrevista de trabajo

Es importante que cuidemos el colorido de las prendas con las que vamos a acudir a nuestra entrevista de trabajo. Es recomendable elegir colores oscuros como el gris marengo, el azul marino o el negro, para faldas y pantalones, incluso para trajes femeninos, siempre que sepamos combinar bien con blusas y camisas de colores más suaves y cálidos. En el caso de los hombres, hay que desterrar el traje de chaqueta negro, pues es sinónimo de luto.

Colores como los verdes, azules, rojos o nudes sientan muy bien a las mujeres, para combinar con faldas y pantalones, incluso con un estampado que sea discreto. Los blancos y beiges son siempre muy socorridos a la hora de combinar con trajes, faldas y pantalones oscuros. Los azules más claros también combinan a la perfección, y en el caso de los hombres, las camisas no tienen por qué ser lisas, pueden darle un toque algo más personal camisas a rayas o a cuadros discretos, siempre que la combinación no resulte demasiado extravagante.

Algunos trucos y consejos sobre la elección de complementos y accesorios

1- Adornar nuestro look con algún elemento de bisutería y llevar accesorios y complementos, puede dar una imagen muy profesional, siempre que no resulte demasiado recargada.

2- Si optamos por algún elemento de joyería o bisutería, es recomendable llevar alguna cadena, pulsera o pendiente sencillo y discreto, y no elegir más de 2 elementos de joyería. Lo mismo con los hombres. Unos buenos gemelos, si la entrevista exige un dress code de más etiqueta, o un pisa corbatas, serán suficientes para complementar nuestro atuendo.

3- Si por cualquier circunstancia, tienes que llevar alguna documentación, incluir un maletín en tu atuendo da un toque muy profesional a tu entrevista de trabajo.

4- Respecto a los bolsos, lo más recomendable es elegir uno que no sólo resulte discreto y combinable, sino que sea manejable y funcional, ya sea de asa o de hombro, grande o pequeño. Hay que evitar bolsos que sean demasiado sofisticados y difíciles de manejar.

5- Si decidimos completar nuestro atuendo con algún pañuelo de cuello o una corbata en el caso de los hombres, debemos elegir colores discretos, incluso si son estampados, y combinables al cien por cien con nuestro vestuario. En el caso de las mujeres, es preferible huir de los broches para fijar el pañuelo, ya que dan un aspecto demasiado avejentado a nuestro outfit.

Claves para llevar una vestimenta perfecta en nuestra entrevista de trabajo

Cuando acudimos a una entrevista de trabajo deseamos transmitir nuestra mejor imagen. Seriedad, confianza y profesionalidad deben ser las claves de cualquier atuendo, tanto masculino como femenino, desterrando las modas y las tendencias para centrarnos en lo que verdaderamente importa en esos momentos: transmitir una imagen de seguridad porque somos los candidatos más adecuados para el puesto.

Los trucos esenciales para conseguir ese atuendo perfecto para nuestra entrevista de trabajo pueden resumirse en lo siguiente:

1- Elección de colores neutros y combinables, con tonos que transmitan seriedad, huyendo tanto de las estridencias como de tonos demasiado fúnebres o serios, y buscando siempre el equilibrio. Es importante que, una vez que el entrevistador haya terminado, se acuerde de ti, y no de la ropa que llevabas puesta.

2- Cuidar la elección de accesorios y complementos. La máxima debe ser siempre la funcionalidad, la discreción, y no cargar demasiado nuestro atuendo con joyas o complementos excesivos e innecesarios.

3- En el caso de las mujeres, si elegimos una falda,  lo más adecuado es que nos llegue por debajo de la rodilla.

4- Respecto al calzado, aunque la entrevista tenga lugar en el verano, es mejor elegir unos zapatos de tacón medio y que sean cerrados. No es conveniente optar por sandalias o chanclas, y mostrar los pies desnudos, no queda demasiado profesional.

5- En una entrevista de trabajo debemos desterrar atuendos excesivamente informales, ya sean chaquetas de cuero, camisetas, pantalones vaqueros o cargo, y calcetines demasiado coloridos.

6- En el caso de las mujeres, es recomendable aplicarnos un maquillaje discreto, que huya de las tonalidades demasiado fuertes, y que dulcifique nuestra imagen. Respecto a las uñas, mejor un brillo de uñas que utilizar un color vivo que pueda desviar la atención de los entrevistadores.

Todos tenemos un guardarropa con diferentes opciones, y seguro que no faltan atuendos y elementos neutros que constituyen un buen fondo de armario para combinar, y acudir a una entrevista de trabajo de forma profesional. Lo importante es transmitir confianza y seguridad, a través de nuestra mejor imagen.