En la presentación de sus nuevos productos de alimentación, Belén Esteban triunfa con la mejor combinación de traje ejecutivo y top con plumas


Después de disfrutar de un día inolvidable en la boda de su amiga Anabel Pantoja en la isla de La Graciosa y convertirse en una de las invitadas mejor vestidas gracias a su modelo de tirantes con bordados de encaje de la diseñadora Virginia Abzueta, y el estilismo de Manuel Zamorano, Belén Esteban ha vuelto a su trabajo. Ya la hemos visto en sus programas de televisión, pero la colaboradora tenía esta semana una cita muy importante: la presentación de los nuevos productos de ‘Los Sabores de la Esteban’ para esta nueva temporada. Y lo ha hecho con un perfecto look ejecutivo, también de la mano de su particular estilista.

Con los lógicos nervios pero con mucha ilusión, Belén Esteban hizo su aparición estelar en el Museo Chicote de Madrid donde ha dado a conocer las patatas fritas y las cremas de verduras con las que amplia su gama de productos. Después del éxito cosechado este verano con su gazpacho y salmorejo, espera que la gente acoja de la misma manera estos lanzamientos. Pero aquí en lo que nos hemos fijado es en su estilismo, que no ha podido ser mas acertado, gracias a un look ejecutivo actualizado.

Ya hemos hablado en varias ocasiones del gran cambio que en los últimos meses ha experimentado la colaboradora de televisión desde que se ha puesto bajo las manos de Manuel Zamorano. Un estilo mucho más cuidado y a la moda, que ha sacado su mejor versión. De nuevo lo ha hecho en esta ocasión con su impecable estilismo formado por un traje pantalón blanco y un original top de plumas.

Un look ejecutivo para una mujer de negocios

Belén hace una diferencia en su estilo dependiendo de su trabajo. La vemos mucho más relajada en las tardes de Telecinco, mientras que para todo lo que tiene que ver con su trabajo en su empresa de alimentación saca su lado más clásico. Esta vez lo ha hecho con un atemporal traje blanco pantalón, que acompañó de un top en tono caldera con unas plumas bordadas, todo de Nina Ricci. Completó el look con unos salones de ante en el mismo tono que el top, de Franjul.
El look unió dos de las tendencias top de esta temporada. Por un lado, el traje monocolor, que este otoño vuelve a ser la prenda clave de nuestro armario tras dejar atrás el teletrabajo y la vuelta a la oficina, y las plumas, que adornan todo tipo de prendas. Una combinación ideal y muy original para restar seriedad al clásico traje ejecutivo.

Un estilismo que ha sido otro gran acierto de Belén Esteban, que ha transformado su imagen en los últimos tiempos. Ahora, mucho más preocupada por la moda y eligiendo la ropa ideal en cada ocasión.