La diseñadora del vestido de Anabel Pantoja no podía parar de llorar cuando vio a la colaboradora con una de sus prendas en el programa.


Después de unos meses alejada de los estudios de Mediaset, Anabel Pantoja ha vuelto a su trabajo como colaboradora de Sálvame para apoyar a su prometido, Omar Sánchez; que hace unas semanas comenzaba su andadura en la isla de Supervivientes. La andaluza afincada en Canarias ya ha acudido a varios debates del reality show y también ha pasado alguna que otra tarde junto a Carlota Corredera y el resto de sus compañeros de programa. La última, el pasado viernes. Una tarde en plató para la que eligió un precioso look veraniego que le sentaba de maravilla y que hizo llorar a la vendedora del modelo nada más verlo. Lágrimas desconsoladas que dejaron con la boca abierta a la colaboradora pero también a todas nosotras.

El modelito que eligió Anabel Pantoja no podía ser más bonito. Formado por un vestido en color azul celeste de corte camisero, largo midi y simpático detalle anudado en el pecho y una cazadora vaquera oversize de estilo tie dye con maxi bolsillos deshilachados también en tonos azulados; el conjunto pertenecía a la colección primavera-verano de La Mar de Lunares, una tienda murciana que derrocha estilo con cada pieza y que la sobrina de Isabel Pantoja ya ha llevado en varias ocasiones. Una de ellas en el reportaje fotográfico para la Revista SEMANA de hace unos pocos miércoles.

Pero, si el look era tan ideal… ¿Por qué no paraba de llorar la dueña de la marca?

Pues muy sencillo. Sirena, amiga de la colaboradora y dueña de La Mar de Lunares, nada más ver a Anabel Pantoja luciendo sus diseños en el programa de las tardes de Telecinco; no pudo contener la emoción y rompió a llorar. Eso sí, de felicidad. «Me muero. Cómo está de guapa con nuestra chaqueta y con nuestro vestido»; contaba entre sollozos a sus más de 27 mil seguidores en Instagram. «Menuda hartada de llorar. Estoy llorando pero de felicidad, madre mía»; aclaraba.

Una reacción que no nos extraña lo más mínimo pues, sin lugar a dudas, Anabel Pantoja y, por supuesto, Sálvame, son dos perfectos escaparates para dar a conocer una marca. Y es que la influencer cuenta en sus redes sociales con más de un millón de followers y el programa tiene una audiencia que mejora por momentos. Imagina tener toda esa visibilidad en tu empresa. Un «sueño», tal y como la empresaria afirma, que el pasado viernes se le hacía realidad. ¡Y nosotras nos alegramos enormemente!