La almeriense ha acompañado a Enrique Ponce en un ruedo en Navalcarnero y, luciendo un maravilloso vestido largo veraniego, le ha dado suerte al diestro.


El pasado sábado, Enrique Ponce volvió a los ruedos en la reaparición por todo lo alto de Gonzalo Caballero. El joven torero, que fue pareja durante algo más de un año de Victoria Federica de Marichalar, volvió a vestir su traje de luces en la plaza de toros de Navalcarnero. Una vuelta al albero que fue todo un éxito y que terminó con ambos diestros subidos a hombros y aplaudidos y vitoreados por todo el tendido. Entre los asistentes destacaron rostros conocidos como la infanta Elena o Esther Doña, que no quisieron perderse esta emotiva corrida; pero también, cómo no, Ana Soria, que luciendo un maravilloso vestido largo, se convirtió en el mejor amuleto de la suerte de su pareja.

La joven almeriense, desde que comenzase a salir con Enrique Ponce y siempre que tiene la oportunidad, intenta acompañar al torero en cada una de sus faenas. La hemos visto en Sanlúcar de Barrameda, Granada y el Puerto de Santa María; y no habido ocasión en la que no nos haya conquistado a través de su estilismo. La estudiante de 22 años sabe de sobra cómo vestir para este tipo de eventos y, en pantalón, falda o vestido, consigue inspirarnos de la mejor forma. Algo que, evidentemente, también ha hecho en su visita a Navalcarnero, donde nos ha enamorado gracias a un elegante pero veraniego vestido largo.

El vestido largo con el que Ana Soria nos ha enamorado (y ha dado suerte a Enrique Ponce)

Se trata de un favorecedor diseño de Tommy Hilfiger que, en blanco y negro, crea un estampado integral de hojas tropicales que nos transporta directamente al verano. Un vestido largo, de corte camisero, confeccionado en un vaporoso tejido de viscosa; que, además de por su original print tropical, destaca por su singulares mangas casquillo, su cuello italiano y sus detalles en botonadura y cinturón.

Ana Soria, enfundada en este espectacular vestido veraniego, no podía estar más guapa. Para rematar su look, la joven combinó la prenda veraniega con dos complementos igual de aptos para la época estival. Y es que eligió un bolso blanco estilo bandolera con cadena plateada (los bolsos blancos son únicamente apropiados en los meses de verano); y unas cuñas de rafia negras atadas al tobillo con una pequeña hebilla (las alpargatas son el calzado más apto para cuando empiezan a subir las temperaturas). Sin duda, un conjunto ideal que estamos seguras de que nos servirá de inspiración para nuestras próximas vacaciones. ¡Qué ganas!