Aunque desde la pérdida de su hijo todos los días son complicados, lo cierto es que el mes de mayo es especialmente difícil de sobrellevar para Ana Obregón. Y es que Álex Lequio falleció el 13 de mayo de 2020 y su madre, Ana María Obregón, lo hacía un año y unos días después, concretamente el 22 de mayo de 2021.

La tristeza que invade a la actriz cuando los recuerda es inevitable. Pero aún así, ha decidido mirar hacia adelante e intentar sobreponerse poco a poco, aunque cueste. Y a pesar de que todavía no tiene demasiadas ganas de salir, Ana ha hecho un esfuerzo y ha puesto rumbo a Ibiza para desconectar junto a uno de sus mejores amigos.

«Después de 4 años hemos vuelto a la isla mágica para celebrar tu cumple Armando Raúl, cómo lo hemos hecho durante más de 20 años. Creí que nunca podría regresar a Ibiza. Pero tú siempre me arropas y abrazas con alas de amor y amistad, y me llevas volando sobre realidades que se disfrazaron de melancolía», escribía la bióloga en Instagram.

En la isla bonita Ana y su amigo han podido descansar y disfrutar de planes tranquilos. ¿Entre ellos? Navegar en barco hasta la vecina Formentera, dar una vuelta por Dalt Vila o tomar un café con vistas al mar. Pero además, la presentadora también ha sacado tiempo para ir de compras y ha hecho una parada en una de sus tiendas favoritas: Charo Ruiz Ibiza. Por supuesto, no podía irse con las manos vacías. ¿Qué ha comprado? Un vestido negro con aires ibicencos que ya ha estrenado, y que nos ha enamorado por completo.

Ana Obregón ya tiene el vestido ibicenco más impresionante del verano (solo apto para algunos bolsillos privilegiados)

La actriz ha colgado varias fotografías presumiendo de su nueva compra por las calles más antiguas de Ibiza y, sin duda, no puede estar más espectacular. Aunque bien es cierto que contar con su ‘cuerpazo’ ayuda, el nuevo vestido de Ana Obregón es una auténtica maravilla. Se trata de un diseño que cuenta con un cuerpo encorsetado y un sensual escote balconette, que termina en una espectacular falda que despliega su vuelo en un volante confeccionado en tejido calado. ¿El único problema que le vemos? Su precio, cuesta 599 euros.

Ana Obregón, para una relajada tarde, ha decidido combinar su vestido con unas zapatillas, maxi gafas de sol y un bolso de rafia de Chanel. Y, como no podía ser de otra manera, no ha pasado desapercibida entre los turistas que la saludaban y piropeaban. !Y a nosotras nos encanta! Ella, el vestido y, sobre todo, que poco a poco vuelva a mirar hacia adelante.