Amelia Bono ha encontrado el vestido otoñal perfecto para el entretiempo, y además, su peculiar estampado es ideal para estilizar la silueta.


Amelia Bono sabe bien cómo encontrar las prendas que mejor le sientan. La hija del exministro José Bono se ha convertido en toda una influencer con sus outfits en sus cuentas de las redes sociales.  Allí muestra algunas de sus elecciones y estos días lo hace con vestidos que resultan de lo más favorecedores, en concreto, con uno que hace tipazo.

Un vestido de temporada

La empresaria está comenzando el otoño con vestidos que van en la misma línea: tejidos con mucha caída y largos hasta los pies o media pierna, con estampados además de lo más actuales basados en la geometría y las líneas rectas.

El que ha elegido para un día lleno de actividad además va a convertirse en un best seller, porque sus formas y su estampado hacen el efecto óptico de estilizar la figura. Se trata de un vestido de Zara en tonos marrones y crema que sienta bien a todos los tipos de figuras.

Recién llegado al armario

Está aún a la venta en casi todas las tallas en la web de la firma porque acaba de salir, pero Amelia, que siempre se adelanta a las tendencias, ya lo tiene en su armario. Y de hecho, ha mostrado lo bien que le queda y deja patente que además es una buena opción para esos días en los que no sabemos qué ponernos, porque no necesita de ningún acompañamiento más allá de unos zapatos que, perfectamente pueden ser los más básicos en negro.

Pero la razón por la que va a convertirse en todo un éxito es porque este vestido tiene un diseño que hace que la figura se alargue ópticamente. Lo logra gracias un pronunciado escote ovalado, que jugaba con las proporciones casi como lo haría un escote a pico, el más favorecedor sea cual sea nuestra estructura corporal, porque alarga el cuello.

Además, la cruz que atraviesa el cuerpo en la zona de la cintura permite marcarla simplemente haciendo un juego con las líneas que conforman su estampado geométrico que, convenientemente, lleva la vista hasta el centro de la silueta. Además, sus mangas un tanto anchas y el bajo, con un mínimo de vuelo, equilibran la silueta.

Una apuesta ganadora

Esta temporada se llevan por suerte, los vestidos de este tipo, con estampados sutiles que juegan con la geometría para favorecer a nuestra silueta, con líneas justo en la cintura para estilizar y remarcar los puntos fuertes. Amelia ya mostró hace unos días un diseño que jugaba con los mismos parámetros.

Entonces se trataba de un vestido camisero, largo y en tono crema con líneas negras y un ribete negro en zonas estratégicas que Amelia conjuntó con maestría con un cinturón de Valentino.