El 2022 va a ser conocido como el año de las bodas. Y es que entre las que se han retrasado debido a la pandemia del coronavirus, y las que ya estaban planeadas, los enlaces van a ser un no parar. Por supuesto, seguro que ya conoces las normas básicas de el ‘dress code’: no se puede vestir ni de blanco ni de negro; no hay que hacer mezclas demasiado explosivas para no robarle el protagonismo a la novia; no se debe llevar un vestido largo a una boda de día, ni una pamela a una de noche; y hay que evitar las lentejuelas y los brillos exagerados antes de las ocho de la tarde.

Sabiendo esto, seguro que ya estás en búsqueda del estilismo perfecto. Sin embargo, encontrar el vestido de invitada ideal no es una tarea fácil, sobre todo si queremos salirnos de lo convencional pero sin sentir que estamos ‘disfrazadas’.

No confiarse es, sin duda, la clave para acertar. Aunque tengas una boda en mayo o junio, es fundamental que vayas fichando tu diseño desde ya, porque además las firmas no sacan muchas unidades en este tipo de colecciones (y te arrepentirás).

El vestido de invitada perfecto debe ajustarse siempre a tu personalidad

Este año las mangas abullonadas, los tejidos satinados, los cortes asimétricos, las aberturas inesperadas o la sastrería reversionada destacan entre las tendencias más aclamadas. Pero recuerda, es imprescindible que siempre te sientas tú misma. De nada vale ser la más original si vas a estar incómoda durante toda la celebración.

En tiendas como Zara, Mango o H&M ya están sacando vestidos que, con los accesorios adecuados, pueden funcionar a la perfección en una boda. Pero si buscas algo más especial (y tener la tranquilidad de que no vas a ir vestida igual que otra invitada), sigue bajando. Hemos recopilado los diseños más espectaculares de 10 firmas que es posible que aún no conozcas. ¡Desliza!