«Estoy arrepentida y lo estoy pasando mal», ha explicado la hija de Guti y Arancha de Benito, dispuesta a no volver a cometer más errores. «Soy una niña de 20 años».


Después de varias semanas ocupando todos los titulares debido a sus fiestas ilegales, sus salidas sin mascarilla o incumpliendo la distancia de seguridad o el toque de queda en Madrid, la hija de GutiArancha de Benito ha confesado que la presión mediática ha podido con ella y ya no aguanta más. Zayra Gutiérrez ha confesado a Rafa Mora, durante la emisión de ‘Sálvame’, que está arrepentida de sus errores y que se siente perseguida por los medios de comunicación. «Pedí perdón públicamente y estoy arrepentida y lo estoy pasando mal«, ha admitido.

«Soy una niña de 20 años»

«Soy consciente de la situación que hay. He cometido un error. Soy una niña de 20 años. Me puedo equivocar muchas veces y cometer errores como todos los cometemos. Yo lo tuve, pero ahora mismo estoy llegando a las 21:35 a mi casa. No estoy incumpliendo ninguna norma ahora mismo», ha detallado la joven al programa de Telecinco. «Creo que se me está mirando con lupa en cada momento. Si salgo para comer o si me fumo un cigarro va a ser el momento en el que me van a grabar. Pero yo en todo momento estoy con mascarilla».

«Lo estoy pasando muy mal. Me dio un ataque de ansiedad el otro día», ha sentenciado la joven. «No es ninguna coña ni disfruto de esto. Ni quiero tele ni quiero ir a un ‘reality’ por como yo estoy ahora mismo conmigo misma. Y estoy ayudándome con las personas que me quieren. Cuando esté mejor no quito que dentro de dos años vaya a un reality», añadía la joven.

«Estoy en el punto de mira»

Zayra ha aclarado que en una de sus últimas apariciones públicas en un local de Madrid «se ve una aglomeración de gente, pero cada uno está en sus mesas… Me arrepiento porque es verdad que ahora hay que tener muchísimo cuidado con todo porque estoy en el punto de mira». También ha puntualizado lo que pasó cuando visitó a una amiga en su domicilio, cuando es algo que no está permitido: «Me quedé en su casa por problemas personales suyos». Además, cree que hay una persecución contra ella: «Van a enfocarme, van a grabarme».

@zayragutierrezd_

Zayra ha revelado que sus padres también lo han pasado muy mal a raíz de sus polémicas. «Al principio cuando salió todo mal, se llevaron una decepción, pero ahora mismo mi familia está unida. Y el cariño y el amor de mis padres lo voy a tener siempre. Por mucho que lo haga mal siempre voy a tener el cariño de mis padres, que es algo que agradezco mucho».

«Yo soy más alterada desde siempre»

Cuando se le pregunta sobre su madre y si es cierto que tiene la sensación de que ya no puede hacerse con ella, ha destacado: «Es que la situación es muy jodida… Si a tu hija la están grabando y la están mirando con lupa…. Se están diciendo barbaridades. Sí que hago caso a mis padres. Se dice que soy una chica conflictiva como dijo mi madre en el ‘Deluxe’. Mi hermano es tranquilito y yo soy más alterada desde siempre».

Otra de las cosas que ha reconocido es que le resulta imposible estar al día de todas las medidas de seguridad en relación al coronavirus. «Es inviable saberme todas las medidas. Yo me estoy haciendo PCR todas las semanas, soy negativa, saqué mi prueba negativa. No me sé las medidas exactas del Covid que ha puesto el gobierno».

@zayragutierrezd__

Este lunes, el reportero de ‘Sálvame’ Kike Calleja acudió a una comisaría en directo a poner en conocimiento de las autoridades las supuestas infracciones de la joven en lo referente a las medidas contra el coronavirus: fiestas ilegales, salidas sin mascarilla y fuera del horario del toque de queda, citas sin respetar la distancia social… Sergi Ferré, reportero del espacio, explicaba que la decisión del equipo «no sentó nada bien a la familia de Zayra que el programa acudiera a comisaría a aportar documentación».

A pesar de la denuncia puesta, las autoridades no pueden hacer nada a menos que el delito, falta o infracción sea comunicada y ‘pillada’ mientras se ejecuta. Así pues, la policñia ha quedado avisada, pero no podrá tomar cartas en el asunto a menos que Zayra vuelva a hacer de las suyas.