El torero Vicente Ruiz ‘El Soro’, de nuevo en quirófano con miedo a que le amputen la pierna

El torero Vicente Ruiz El Soro tiene que volver a pasar por quirófano para ser operado de la pierna, con el miedo a que se le amputen, porque existe un riesgo alto de que así suceda. Hablamos con él antes de ser intervenido

Vicente Ruiz, el Soro, el último superviviente de Pozoblanco, se enfrenta a una de las pruebas más duras de su vida. Tanto su mujer, Eva, como él, han confirmado a SEMANA en exclusiva que después de las Fallas de Valencia tendrá que ser operado como temía de la pierna que tanto le complicó la vida desde que un fatídico 7 de octubre de 1993 sufriera una grave en la rodilla izquierda al poner un par de banderillas. Una grave infección hospitalaria contraída durante la operación le mantuvo en una clínica de Madrid durante un año.

Leer más: El Soro, ingresado de urgencia tras sufrir un infarto

El pasado año sufrió un infarto y tuvieron que realizarle un cateterismo, la mala suerte quiso que supuestamente volviera a sufrir otra infección distinta, de la cual no se ha repuesto y que le ha afectado a la prótesis de titanio que lleva en la pierna, la misma que le permitió volver a torear.

13Puede que le amputen la pierna

Ahora, entrará en el quirófano para ser operado de nuevo por Pedro Pablo Cavadas Rodríguez, conocido como el Doctor Milagro. Las posibilidades de que la pierna le sea amputada es alta, porque la sangre no llega bien a esa extremidad que tanto ha sufrido, pero Vicente no pierde el optimismo. Tiene razones para ello.  Recientemente, un viernes le dieron cita para entrar en el quirófano, porque el nivel de infección alcanzó un rango de 300 e iban a amputar, y  el martes bajó a 100 milagrosamente.

12¿Cómo te sientes frente a esta operación?

Es la número 68, soy la persona con el Guinnes de los  Records  por   el número de operaciones que he recibido. En ese número se incluirían cornadas, fracturas y las 37 operaciones que sufrí en la pierna. Esta sería la número 38. Me siento muy optimista, lo que ocurra será bien recibido, y aceptaré lo que Dios me de. Soy el torero más operado de la historia, mi cuerpo es un mapamundi, y aquí estoy, dándole gracias a la vida, y a seguir luchando.

11¿Y si te amputan la pierna?

Pues igual hasta sería capaz de volver a torear con una de esas postizas que hay ahora.

10Ya volviste en el 2015 a los ruedos con la pierna biónica que te implantó el doctor Cavadas …una prótesis de titanio revestida con tus músculos, tus tendones y tu piel. Te tacharon de loco por arriesgar tanto

Llevaba 19 años esperando y demostré que no regresaba a por nada. Quise mostrar el esfuerzo y la capacidad de superación que tiene la gente de la tauromaquia. Creo que sirvió para dar esperanza a las personas que en un momento de desesperación se agarran a un clavo ardiente. Sirvio también para demostrar que los milagros existen y que solo tienes que estar limpio de corazón para que todo vaya bien.

9¿Eres muy creyente?

Creo en los milagros, y sobre todo en el trabajo. Soy un hombre con suerte. Soy un superviviente. Estuve en el cartel de Pozoblanco, soy el único que sobrevivió aquella corrida, y la sombra de aquella tarde siempre me ha perseguido. He pasado un infarto, tres anginas de pecho, decenas de operaciones y aquí estoy.

8¿Cómo eran Paquirri y el Yiyo?

Paquirri era mi maestro, una de las personas a las que más he admirado. Fue mi mentor, me dio las claves para moverme en el mundo del toreo y siempre las seguí. Al Yiyo estuve muy unido. Teníamos los dos la misma edad. Fue una perdida tremenda la de ambos.

El Soro es padre de tres hijos y está separado. Comparte su vida con Eva Roger, a quien está muy unido.

7¿Qué ha aportado Eva a tu vida?

La nuestra fue una relación con intermedio. Estuvimos juntos de adolescentes. El destino nos separó y luego nos volvió a unir. No me puedo quejar en el aspecto familiar, tengo tres hijos, fruto de mi matrimonio: María Suzette, de 30; Tito, de 19 y Marina de 15. La hija de Eva, Lola, que tiene 13 años es también como una cuarta hija para mi. Eva me ha aportado mucho amor, tranquilidad y fuerza. Solo con mirarla me siento mejor. Me ha dado una enorme estabilidad frente a los golpes bajo.

6Eva está presente durante la conversación. Le pedimos también que nos defina a Vicente…

Un huracán un remolino, un vital, con mucha fuerza, muy humano, sensible, muy artista. Un hombre muy generoso, y bueno, demasiado bueno… Es muy cariñoso, la nuestra es una relación muy viva. Llevamos juntos ocho años. Salíamos cuando 16 años y él era un veinteañero. Hubo un impasse, yo pensé que volveríamos a estar juntos tras un enfado que tuvimos, pero apareció la novia mexicana con quien se casó. Y muchos años después , concretamente hace ocho se puesto en contacto conmigo cuando se enteró de que me había divorciado. Era como si no hubiera pasado el tiempo. Todo encajó de golpe, aunque tuvimos un montón de dificultades. Él estaba en silla de ruedas entonces…Y tuve la suerte de vivir su vuelta a los ruedos.

5Vicente… ¿Qué opinas del doctor Cavadas?

Está haciendo mucho bien a la humanidad. Es un Dios en la tierra. Todos los que acudimos a él tenemos una discapacidad tremenda. Gracias a él yo volví a los toros, volví a mi profesión.

4Ahora tienes un programa de radio…

Se llama Toros con el Soro, y se puede escuchar los sábados y los domingos de tres a cuatro en Radio Intereconomía. Pretendemos hacer un programa de fusión cultural, y hablar de la fiesta taurina. Por él ha pasado gente como Julio Iglesias.

3¿Cómo es Julio y que te dijo cuando hablaste con él?

Es un gran amigo. Le conozco desde hace cuarenta años. Iba a hablar diez minutos y estuvo cincuenta sin parar. Fue la única entrevista que concedió en España. Destacó mucho la figura de su compadre, Manuel Benítez. Tanto Julio como Manuel y Rocky Balboa (Sylvester Stallone) han sido las tres personas a las que quise conocer de niño. Ya solo me queda Sylvester. Me encantaría estrecharle la mano. Yo en el fondo me considero un Rocky del toreo y me veo muy reflejado en sus películas.

2También te ha visitado recientemente Mario Vargas Llosa ¿Cómo le ves con Isabel Preysler?

A él también le conozco desde hace más de treinta años. Le brindé algún toro en Lima. Le veo muy enamorado, muy feliz. Es un gran defensor del patrimonio de la humanidad. Una persona cultísima cuya conversación te enriquece mucho. Escribe muy  bien. ¿Si conocía a Isabel de antes? Claro, hemos estado Eva y yo en su casa. Les llevamos naranjas de Valencia y nos recibieron con muchísimo cariño. Él es un gran hombre y forman una pareja excelente.

1Tu vida da para escribir un libro… La gente aún recuerda el altercado que tuviste con Manzanares

En lo del libro está Eva…Y lo de Manzanares fue en Valencia en el 85, llegamos a las manos, pero luego volvimos a ser los grandes amigos que siempre fuimos. Lo quise mucho, tanto a él como a su hijo. Sentí mucho su muerte, como la de Manolo Montoliú, la del Yiyo, la de Paquirri, la de Víctor Barrio. Cuando muere un torero morimos todos un poco. Somos todos una gran familia. Ortega Cano, Enrique Ponce, son todos como mis hermanos. Siempre se han portado muy bien conmigo.