Verdeliss ha querido explicar por qué su matrimonio no atraviesa su mejor momento, algo que está afectando también a sus 7 hijos. La bloguera está "psicológicamente mermada"


Verdeliss no está bien. La bloguera, que saltó a la fama a nivel nacional gracias a su paso por ‘GH Vip’, está “psicológicamente mermada” desde hace unas semanas, tal y como ella misma se ha preocupado en hacerle llegar a sus seguidores. Su matrimonio con Aritz no atraviesa su mejor momento y es que se le acumulan las preocupaciones. Su hija Miren nació de forma prematura y, aunque ya se encuentra bien, lo ha pasado mal. También se ha mudado a Los Ángeles, con todos los estragos que esto supone y tiene que hacer frente, además, a un sinfín de críticas por su estilo de vida.

Verdeliss confirma su crisis matrimonial con su marido Aritz

Ante esta delicada situación, Verdeliss ha tenido que salir de nuevo a la palestra para explicar qué le sucede realmente y por qué se encuentra en un momento anímico tan bajo: “Quien está en crisis es la obra de la casa nueva. Está consumiendo mi relación de pareja y mi familia. Quien haya pasado por problemas y retrasos de obra lo entenderá”, se sincera la bloguera, que se hizo popular gracias a crear una familia con 7 hijos a una corta edad.

Verdeliss ha confesado que su periplo por Los Ángeles, en un primer momento, tenía como objetivo un proyecto profesional, pero que al final se han convertido en sus mejores vacaciones, al poder desconectar un poco de su estresante rutina. “Llevamos semanas muy ahogados. Yo mantengo esta etapa de crisis en la que parece que no remonto. Lo estamos pasando muy mal… Todo esto va a acabar con nuestra relación de pareja y de familia, así que vamos a liberar nuestras mentes y centrarnos en disfrutar”, se prometía.

Verdeliss publica el vídeo del parto de su séptima hija seguido de polémica

Tras esta confesión, Verdeliss volvió a subir una imagen familiar a sus redes sociales, para felicitar a su marido por su cumpleaños con un tierno y sincero mensaje: “Feliz cumpleaños al mejor amigo, amante, confidente, compañero de vida… y padre. Este año hemos vivido tantos altos y bajos, ¿pactamos quedarnos con los buenos? ¡Pactamos! Te quiero, Aritz”.