Kiko Rivera está viviendo una de las etapas más complicadas de su vida después de que sufriera un ictus hace unas semanas. El hijo de Isabel Pantoja está centrado en su recuperación, pero poco a poco va retomando sus compromisos profesionales. Sin embargo, este lunes ha visto cómo esos planes se han visto alterados, pero por una razón más que justificada. Y es que ha muerto un amigo, del que ha preferido no desvelar su identidad.

Un problema le hacía suspender su agenda profesional este lunes

kiko-rivera-1
Redes sociales.

Unas horas antes de dar la noticia, Kiko Rivera explicaba que no iba a poder estar en el directo que suele hacer en sus redes sociales. Un problema parecía haber alterado sus planes: «El directo de hoy será por la tarde familia. Luego os cuento», ha escrito el dj para avisar a sus fans de que no iba a poder cumplir con sus compromisos de agenda que tenía programados para este lunes.

Poco después se conocía cuál era el motivo de este cambio. Y es que Kiko Rivera ha recibido un golpe muy duro al enterarse del fallecimiento de un amigo: «RIP. Descansa en paz amigo», escribía bajo un fondo negro y una estrella que aparece y desaparece, haciendo alusión a que una estrella más brilla en el cielo del dj.

Ha anunciado la muerte de un amigo especial

kiko-rivera-2
Redes sociales.

No ha añadido nada más. Kiko Rivera podría haber cambiado sus planes para poder acudir a dar el último adiós a su amigo, con el que parecía tener una relación de lo más especial. No ha querido dar más detalles al respecto, pero ha querido dar explicaciones a sus fans para que supieran el motivo de su ausencia en las redes sociales. No están siendo unas semanas fáciles para Kiko, que hace unas semanas sufría un ictus, lo que le obligaba a ingresar en el hospital.

Este golpe lo recibe después de anunciar que se iba a centrar en sus compromisos profesionales. Aunque aún no está al 100%, tiene toda la voluntad del mundo de retomar sus rutinas a pesar de que hay noticias que le hacen cambiar su calendario. El sevillano se encuentra inmerso en el tratamiento farmacológico que le recomendaron sus médicos tras sufrir un ictus. También ha empezado un tratamiento «con mi psicóloga», tal y como él mismo ha contado. En su camino a su recuperación ha tomado decisiones radicales, como dejar de fumar. «Todo muy bien, gracias a Dios está funcionando y esperemos que siga siendo así», confesaba hace unos días en su encuentro con la prensa gráfica. «He sido un gran fumador y ahora me siento muy bien. Ahora no me asfixio tanto».

¿Qué edad tiene Kiko Rivera?

38 años.