Toñi Moreno ha contado que está probando la electroestimulación y ha mostrado cómo es una sesión de este entrenamiento que también han probado otros rostros conocidos como Virginia Troconis y Eva González


Está contenta con su nueva forma de entrenar. Así lo ha manifestado la propia Toñi Moreno que ha sido quien ha descubierto cuál es su secreto para ponerse en forma. La presentadora ha contado que entre las cosas que hace para mantener la figura y estar ágil, fuerte y flexible está algo que otras celebrities también han confesado utilizar: la electroestimulación.

“Además de mis sesiones de entrenamientos habituales, una vez a la semana que veo con Juan de Electrolympia y no sabéis cómo lo noto”, escribía la presentadora en sus redes sociales. Lo hacía junto a un vídeo en el que mostraba algunos de los ejercicios que hacía durante una sesión controlada por el experto. “Os lo recomiendo sobre todo si tenéis alguna lesión y no podéis hacer según qué tipo de ejercicios”, comentaba Moreno.

¿En qué consiste la electroestimulación?

Esta forma de entrenar parte de la llamada gimnasia pasiva, pero, tal y como deja ver Toñi, de pasivo su entrenamiento no tiene nada. La presentadora lo da todo haciendo sus ejercicios, pero no lo hace como habitualmente, sino ataviada con un chaleco y una serie de cintas alrededor de algunas partes del cuerpo.

Estas cintas llevan dispositivos que van dando impulsos eléctricos a los músculos. Esto provoca que se contraigan, produciendo un movimiento similar al que se produce al hacer ejercicio. Seguramente les suele porque los fisioterapeutas utilizan estos sensores a menudo para movilizar algún músculo durante las sesiones de terapia.

Multiplicar el entrenamiento

En trabajo aquí es diferente. Se trata de que estos sensores y esas activación mediante las descargas potencie el trabajo muscular que se realiza durante el entrenamiento. Por ello ha de ser controlado por un experto, porque son necesarios conocimientos a varios niveles para que esto resulte efectivo.

El primer lugar es necesario tener ciertos conocimientos de anatomía para tener claro dónde debe ir colocado cada sensor y para ver si está activando el músculo que debe y de la manera correcta. En segundo lugar, hay que saber qué ejercicios hacer y a qué ritmo para que encaje con el trabajo que está haciendo la máquina. Lo que se busca es multiplicar los efectos del entrenamiento habitual con esta estimulación eléctrica directa sobre los músculos.

Toñi no es la única en comprobar si este tipo de ejercicios combinados con electroestimulación funcionan. Como ella, otros rostros conocidos han probado los servicios del centro de entrenamiento con el que se ejercita Toñi. Tal es el caso de Eva González o de Virginia Troconis, que ha mostrado en más de una ocasión los entrenamientos que hace con Juan, que son, en parte la razón de la espléndida forma física de la que goza.