La hija más popular de Isabel Preysler, Tamara Falcó, no deja de sorprendernos con cada uno de sus movimientos. La joven, que se reinventa como el ave fénix, es especialista en evolucionar semana tras semana. Sus looks, sus apariciones en televisión, su forma de pensar… todo puede suceder con la Falcó. Después de su paso por el reality `Masterchef Celebrity´, la hermana de Enrique Iglesias, ha decidido cuidarse y estar cada día más en forma y ¿cuál ha sido el resultado?: una estupenda foto en bikini luciendo abdominales.

La hijísima ha viajado hasta tierras Canarias, concretamente hasta Lanzarote, para despojarse de la ropa y sorprender a todos sus seguidores con un espectacular físico. Atrás queda aquella etapa, cuando la más pequeña de las Preysler engordó y apareció irreconocible ante los medios de comunicación. Hasta Isabel Preysler declaró entonces que le había ofrecido a su hija su entrenador personal para que pudiera recuperar su talla. Aunque la benjamina esta divina en cualquier talla, es verdad que ni ella misma se encontraba del todo cómoda con su aumento de peso.

Poco tiempo después todo parece haber cambiado. Tamara Falcó no sólo ha recuperado la línea, sino que además ha presumido de abdominales y torso firme. ¿Cuál ha sido el entrenamiento a seguir?, ¿Ha contado con algún secreto que nosotros desconozcamos?, ¿La foto es real o tiene truco?. SEMANA ha elaborado una cronología del antes y el después para obtener más datos de la puesta a punto de la hija de Isabel Preysler.

1Apareció en 2016 luciendo una figura diferente

Esta aparición de Tamara Falcó durante los premios Prix de la Moda de Marie Claire en noviembre de 2016 llamó mucho la atención. Tamara Falcó desveló que había engordado por «un problema de tiroides, que aunque estoy poniendo todo para solucionarlo, es largo y pesado». La joven atravesó un momento duro a pesar de afirmar que había aprendido amar las “curvas femeninas”.

2No quería ser vista

El aumento de peso la llevó a  desaparecer de la vida pública. En esos momentos, personas cercanas a la joven expresaban como se sentía por su cambio de peso. «No se siente bien con su cuerpo actual, porque ella siempre ha estado delgada. Los amigos le decimos que está bien, pero tener una madre como la suya o una hermana como Ana no ayuda demasiado», contaban pera el medio LOC.

3Solución radical

Isabel Preysler y su hija Tamara Falcó se encerraron, en el verano del 2018, varios días en la clínica Buchinger de Marbella para purificar cuerpo, alma y abdomen. Con ellas también ingresó el Nobel, Mario Vargas Llosa. Los tres recibieron tratamiento détox en uno de los centros de adelgazamiento más caros de Europa, aunque de forma muy distinta. Según indicaron a SEMANA testigos del día a día de tan célebres clientes,“Preysler está apoyando a su hija en cuerpo y alma para que sea drástica en la disciplina de la clínica”.

4Mario Vargas Llosa: su gran apoyo

Mario Vargas Llosa es un declarado fan del método Buchinger, incluso ha dado conferencias en la clínica donde aseguró: «Ayunar es un placer» . De esta manera, el premio Nobel, se convirtió en el mejor asesor de Tamara para perder peso. La hija del marques de Griñón, ingresó hasta dos veces. La primera en compañía del  matrimonio y la segunda, ella sola, para someterse a una disciplina diferente.

5¿Existe truco en la foto?

SEMANA se ha puesto en contacto con un fotógrafo profesional, que lleva años dedicándose a fotografiar a celebrities con poca ropa, para que nos cuente si la imagen está muy retocada. “Lo que es la barriguita está metida un poco para adentro. Lo de los abdominales, sobre todo es el efecto que le da la luz, porque no tiene abdominales muy marcados. Sí que esta muy delgada y es la sombra la que produce ese efecto. Esta muy bien tomada la fotografía y está un pelín retocada, pero no mucho”, nos dice.