Susana Bicho ha narrado una historia a modo de «episodio paranormal». Se quedó atrapada en el baño y solo salió por intervención divina. Aunque ella llora por lo vivido, su madre y su millón de seguidores no puede dejar de reír


Susana Bicho saltó a la fama en ‘Gran Hermano’ llevándose el premio y un novio, Gonzalo. Años más tardes comenzó a despuntar como influencer de moda, pero después volvió a probar suerte en televisión en ‘La isla de las tentaciones’, donde perdió al novio. Ahora vive alejada del foco mediático y explotando su faceta como creadora de tendencias de moda y compartiendo los capítulos más interesantes de su rutina con su más de un millón de seguidores de Instagram. Los mismos que ahora rompen en carcajadas al escuchar el dramático momento vivido por su icono, que se quedó encerrada en su cuarto de baño durante cerca de dos horas y cómo logró salir por intervención divina.

La joven influencer no ha tenido reparos en compartir esta graciosa anécdota. Simpática ahora que ha logrado salir de su cautiverio, pero dejando claro que ha vivido unos angustiosos momentos al no saber cómo salir del cuarto de baño en el que había quedado atrapada, pese a sus desesperados intentos. Susana Bicho califica el suceso como un “episodio paranormal” y es que aún no logra encontrar una explicación racional a cómo logró salir airosa de su cárcel improvisada.

Susana Bicho Susana Molina
Foto: Instagram

Susana Bicho ha comenzado a relatar su aventura en el cuarto de baño explicando que la puerta está estropeada y que ya le ha dado algún que otro susto. El desperfecto consiste en que sí se puede abrir desde fuera para poder entrar, pero una vez dentro ésta no funciona, con el resultado evidente de que se queda encerrada en el baño sin posibilidad de salir. En anteriores ocasiones, la influencer ha tenido la suerte de tener a su novio Guille en casa, pudiendo socorrerla cuando se veía incapaz de salir de excusado. Pero esta vez no podía contar con dicha ayuda y quien finalmente se la prestó le ha dejado claramente descolocada, tildando el suceso como “episodio paranormal”.

Después de una hora y media tratando sin éxito abrir la puerta con ayuda de cualquier artilugio que encontraba en el baño, Susana Bicho estaba desesperada. Miró en tutoriales de YouTube cómo arreglar la puerta y cogió ideas en internet sobre qué podría hacer para recuperar la libertad y salir del cautiverio. Rompió pinzas de depilar en el intento, así como cuchillas de afeitar y cajas de cartón. Nada. No funcionaba nada. La puerta no cedía y ella seguía atrapada, pero el móvil le daba avisos de que iba a quedarse peligrosamente sin batería, pues solo le quedaba ya un 2% de carga. Fue entonces cuando entendió que no podía hacer llamadas a un cerrajero, pues no podría abrirle la casa. Tan solo le quedaba una opción: rezar. Lo hizo y surtió su efecto.

Susana Bicho Susana Molina
Foto: Instagram

Cuando se dio por vencida, Susana Bicho confiesa divertida ante sus seguidores cómo después de casi dos horas de lucha por salir del baño se sentó en el suelo y dijo en voz alta: “Ay, Dios mío, si existe, ábreme la puerta”. No lo dudó ni un segundo, se levantó y volvió a probar suerte. No entiende cómo es posible, pero efectivamente comprobó que al bajar el picaporte de la puerta con ayuda de unas pinzas de depilar al final esta cedió y se abrió: “Era como si alguien me la hubiese abierto desde el otro lado. Me puse a llorar porque no sabía lo que sentía. Fui corriendo a contárselo a mi madre y ella se reía de mí”.

Después de esto, una vez recuperada la calma, quiso poner a prueba de nuevo a su puerta enemiga. Entró de nuevo al baño y cerró como siempre. No fue capaz de volver a abrirla: “Yo no soy muy creyente. Bueno, no sé lo que soy, pero desde ahora soy creyente”, sentencia Susana Bicho, convencida de que la ayuda divina evitó que pasase más tiempo atrapada, por mucha gracia que le haga no solo a su madre, que se partía de risa al escuchar la historia, sino también a su millón de seguidores, que han sabido apreciar esta trama con muy buen humor.