Raffaella Carrá falleció hace unos días a los 78 años debido a una larga enfermedad que llevó en secreto. Este viernes ha tenido su multitudinario funeral.


Poco a poco se van cumpliendo las últimas voluntades que dejó dichas Raffaella Carrà. Aunque llevó su enfermedad desde la más absoluta intimidad, tras su muerte se ha vuelto a hacer patente lo querida que era dentro y fuera de Italia. Considerada una auténtica diva, desde que falleciera no se han dejado de suceder homenajes en su honor y ha sido este viernes cuando ha tenido lugar su funeral en la iglesia de Santa María in Aracoeli, ubicada en la Piazza del Campidoglio de Roma. Hasta allí se han desplazado cientos de personas e incluso autoridades o famosos entre los que destaca la presencia de la alcaldesa de Roma o el artista Joaquín Cortés, entre otros.

Gtres

Esta misa así como el resto de movimientos han sido organizados por Sergio Japino, el que fue su gran amor y quien se ha encargado de todo. Él mismo pronunció hace unas horas unas preciosas palabras cargadas de sentimiento y, sobre todo, una enorme admiración: «Ella era la mujer de la sonrisa. Era un personaje completo. Estoy seguro de que ahora Raffaella nos está mirando y sonriendo». Él y parte de la familia de Raffaella han sido recibidos en la escalinata exterior por fans que con pancartas recordaban lo querida que era Raffaella. Un grito ensordecedor que se ha repetido cuando portaban a hombros el féretro que más tarde han llevado hasta el altar. Allí esperaban varias coronas de flores de aquellos que han querido tener un bonito gesto con esta estrella internacional.

Gtres

Las lágrimas se han repetido dentro y fuera del templo, de hecho, a la salida muchos espontáneos se han lanzado a cantar varias canciones míticas de la diva italiana, lo que ha supuesto un broche de oro en su despedida. Simone Castaldi, quien ha oficiado su funeral, ha explicado que todo estaba medido al milímetro y que él y Sergio se han ocupado que todo saliera como a Raffaella Carrà le hubiera gustado. No obstante, hay un detalle del que no habló: dónde quería fuera su funeral. «Estoy seguro de que Raffaella hubiera querido algo menos lujoso. También lo vimos en la sobriedad del cortejo fúnebre, pero no había especificado una iglesia en particular. De acuerdo con Sergio Japino, consideramos que esta era la mejor opción», ha dicho.

Gtres

La artista polifacética, que ha sido la banda sonora de varias generaciones, y una leyenda televisiva se ha marchado dejando aquí una enorme huella en cuanto a cultura popular. Cantante, compositora, bailarina, presentadora de televisión y actriz italiana tuvo un gran éxito sobre todo en España, Italia y los Estados Unidos, ya que trabajó incluso en Hollywood en la década de 1960, pero retomó pronto su carrera en Europa, tanto en cine como en televisión.