Sara Montiel, como el Cid Campeador, gana batallas después de muerta...

PORTADA-2

El 8 de abril de 2013 moría en Madrid María Antonia Alejandra Vicenta Elpidia Isidora Abad Fernández, aunque el mundo la conocía por su nombre artístico, Sara Montiel. La actriz y cantante se marchó dejando una cuenta pendiente: sentar en el banquillo a su último administrador, Francisco Fernández Peñalver por un delito continuado de apropiación indebida.

En 2010, Sara Montiel denunció a su hasta entonces hombre de confianza, de estafarle casi nueve millones de euros, aprovechándose de "la relación de máxima confianza" que ambos mantenían, según se puede leer en el comunicado del fiscal publicado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. 

Pero no ha sido hasta hoy que por fin ha comenzado el juicio. La Fiscalía le pide seis años de prisión a Francisco Fernández Peñalver y una indemnización de 344.707 euros para Thais y Zeus Tous, los dos hijos de la actriz, por un delito continuado de apropiación indebida.

Según la acusación todo comenzó cuando en mayo de 2008 el acusado fue nombrado administrador único de las sociedades Música y Estrellas S.L., Linche S.A y Elpi S.A. a través de las cuales gestionaba la carrera de Sara Montiel y su patrimonio. Y desde esa posición privilegiada, supuestamente desvió dinero a sus cuentas personales.

Entre otras cosas, según el fiscal, durante 2008, el administrador traspasó desde los fondos de Música y Estrellas S. A. unos 63.400 euros. En noviembre de ese año, también desvió, presuntamente, otros 177.400 euros de los beneficios logrados en 13 galas que Sara Montiel realizó en Castilla-La Mancha. Antes, Francisco se abría abierto una cuenta de crédito como administrador de Elpi S. A., y en la ingresó hasta enero de 2009 casi 88.000 euros. Y con parte de esa cantidad, unos 62.760 euros, se compró un coche. La fiscalía, también le acusa de haber alquilado, sin permiso, dos viviendas en Madrid propiedad de Elpi S. A., con la que ingresó 16.000 euros. 

Toda esta batalla legal que comenzó en 2010 dejó muy tocada a Sara Montiel, ya que él a su vez la acusó también de intromisión al derecho al honor, aunque más tarde esa denuncia fue desestimada. La situación la afectó a nivel emocional, pero también económico, y en esa época fue cuando Sara Montiel vendió su casa de Palma, donde tan feliz había sido con Pepe Tous, y también cuadros y otras propiedades.

Ahora falta saber si la Justicia le da la razón a Sara Montiel, y sus hijos reiben el diero que ella pedía... Pero por lo pronto el juicio comienza hoy. Y eso es una pequeña/gran victoria para la recordada estrella que, como el Cid Campeador, gana batallas aún después de muerta.

La batalla de Sara

la-batalla-de-sara

l 8 de abril de 2013 moría Sara Montiel. La actriz y cantante se marchó dejando una cuenta pendiente: sentar en el banquillo a su último administrador, Francisco Fernández Peñalver por un delito continuado de apropiación indebida. En 2010, Sara Montiel había denunciado a su hasta entonces hombre de confianza, de estafarle casi nueve millones de euros, aprovechándose de "la relación de máxima confianza" que ambos mantenían, según se puede leer en el comunicado del fiscal publicado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Pero no ha sido hasta hoy que por fin ha comenzado el juicio. La Fiscalía le pide seis años de prisión a Francisco Fernández Peñalver y una indemnización de 344.707 euros para Thais y Zeus Tous, los dos hijos de la actriz, por un delito continuado de apropiación indebida.

El causante de sus desvelos

el-causante-de-sus-desvelos

Francisco Fernández Peñalver, el administrador de Sara Montiel que se sienta hoy en el banquillo, a su llegada al juicio que se celebra en Madrid.

Un abuso de confianza

un-abuso-de-confianza

Todo comenzó en mayo de 2008 cuando el acusado fue nombrado administrador único de las sociedades Música y Estrellas S.L., Linche S.A y Elpi S.A. a través de las cuales gestionaba la carrera de Sara Montiel y su patrimonio. Y desde esa posición privilegiada, supuestamente desvió dinero a sus cuentas personales. Entre otras cosas, según el fiscal, durante 2008, el administrador traspasó desde los fondos de Música y Estrellas S. A. unos 63.400 euros y otros 177.400 euros por 13 galas que Sara Montiel realizó en Castilla-La Mancha. Francisco Fernández Peñalver también se habría abierto una cuenta de crédito como administrador de Elpi S. A., donde ingresó casi 88.000 euros. Y con parte de esa cantidad, unos 62.760 euros, se compró un coche. La fiscalía, incluso le acusa de haber alquilado, sin permiso, dos viviendas en Madrid propiedad de Elpi S. A.,quedándose con 16.000 euros. 

Sara Montiel

sara-montiel

Toda la batalla legal con su administrador, que comenzó en 2010, dejó muy tocada a Sara Montiel, ya que él a su vez la acusó también de intromisión al derecho al honor, aunque más tarde esa denuncia fue desestimada. La situación la afectó a nivel emocional, pero también económico, y en esa época fue cuando Sara Montiel vendió su casa de Palma, donde tan feliz había sido con Pepe Tous, y también cuadros y otras propiedades.

Una luchadora

una-luchadora

Y es que Sara Montiel no solo fue una mujer de bandera. La actriz de Campo de Criptana, donde tiene su propio museo, siempre luchó por lo que era suyo. Pensando también, claro, en el futuro de sus hijos.

Legado para sus hijos

legado-para-sus-hijos

 Ahora falta saber si la Justicia le da la razón a Sara Montiel, y sus hijos reiben el diero que ella pedía... Pero por lo pronto el juicio comienza hoy. Y eso es una pequeña/gran victoria para la recordada estrella que, como el Cid Campeador, gana batallas aún después de muerta.

Siempre en el recuerdo

siempre-en-el-recuerdo

La muerte de Sara Montiel sorprendió a todos porque a sus 85 años parecía estar estupenda. Está enterrada en el cementerio de San Justo de Madrid junto a su hermana Elpidia y a su madre, María Vicenta, como ella quería. El día del sepelio, su coche fúnebre recorrióel centro de Madrid para brindarle su último homenaje. En las pantallas gigantes de la Plaza de Callao, donde se paró el coche fúnebre unos minutos, se emitían esa mañana dos de sus pelíclas más famosas, La violetera y El último cuplé.