La periodista y el tenista han tomado la decisión de compartir con sus seguidores el nombre que han elegido para su primer hijo en común.


Sandra Gago y Feliciano López están disfrutando de la recta final de su embarazo y cuentan los días para verle la carita a su primer hijo en común. La pareja anunciaba la feliz noticia pocas semanas antes de celebrar su primer aniversario como marido y mujer. La periodista y la modelo está disfrutando al máximo de su dulce espera y en plena cuenta atrás para que nazca el pequeño han desvelado su nombre.

A pesar de haber llevado el embarazo en la más estricta intimidad, Sandra Gago y Feliciano López han tomado la decisión de compartir con sus seguidores el nombre que han elegido para el niño. A través de sus redes sociales, los futuros padres han desvelado emocionados que le pondrán Darío a su primer hijo en común. Finalmente, los padres han tomado una decisión después de que durante varias semanas la periodista escribiera en sus redes sociales «Mini Feli crece«.

Muy herméticos a la hora de hablar de su vida privada, lo cierto es que en las últimas semanas, la organizadora de bodas no ha dudado en publicar varias imágenes en las que podemos ver cómo crece su barriguita de embarazada. Con motivo de su séptimo mes de embarazo, Gago compartía una imagen en ropa interior en la que aparecía con una sonrisa de oreja a oreja dejando claro que está muy ilusionada con su próxima maternidad. A la espera de que llegue el pequeño Dario, el tenista y la periodista no paran de hacer planes (siempre y cuando la agenda de López lo permite). La pareja disfruta de románticas cenas, viajes y rutas por la naturaleza para desconectar así de su rutina diaria.

Viven con ilusión la recta final de su embarazo

Instagram

El retoño que esperan Feliciano y Sandra llega nueve meses después de su enlace y de un largo periodo de confinamiento juntos. Las semanas de confinamiento le ha brindado la oportunidad a la pareja de disfrutar del hogar en la mejor compañía. Formar una familia era parte de su proyecto del matrimonio y ambos están viviendo con gran ilusión esta etapa.

Pero no todo ha sido de color de rosa. En medio de su dulce espera, tuvieron que hacerle frente al confinamiento, una gran prueba de fuego para el matrimonio y que lograron superar puesto que ahora están más unidos que nunca. Tras el encierro en casa y después de que las medidas de contención del virus lo permitieron, la pareja disfrutó de su verano más especial y distintas. Así, exprimieron al máximo sus vacaciones viviéndolas de forma tranquila. «Volvemos los tres un poco más gorditos pero mucho más felices«, decía la joven tras volver de su viaje por Galicia.