El exjugador del Real Madrid está citado en el Instituto Nacional de Toxicología para someterse a la prueba genética que determine si es padre de una joven de 20 años.


Las cosas se le complican a Samuel Eto´o. El pasado 3 de febrero el futbolista africano no se presentó al juicio en Madrid en el que una chica de 20 años llamada Erika le pide que la reconozca como su hija.

Eto’o tendrá que someterse a una prueba de ADN el próximo 16 de marzo

Según su madre, Adilusa de Rosario, mantuvo una relación con el deportista cuando éste jugaba en el Real Madrid en 1997. Cuando la mujer se quedó embarazada y se lo comunicó a Samuel éste decidió romper la relación, pero sí accedió -según su ex pareja- a hacerse cargo legalmente de todas sus obligaciones. Sin embargo, al poco tiempo Eto´o desapareció y le proporcionó un teléfono que no existía. Tras mucho tiempo intentando recuperar el contacto, Adilusa tiró la toalla.

Fue en 2018 cuando la mujer y su hija contactaron con el abogado Fernando Osuna para presentar una demanda de paternidad en noviembre de ese año, que finalmente fue admitida a trámite.

Por orden judicial Samuel Eto´o tendrá que acudir el próximo 16 de marzo a las 11 de la mañana al Instituto Nacional de Toxicología de Madrid para someterse a la prueba de ADN.

Tiene que pasar 1.400 euros al mes de pensión a Erika

Tal y como ha podido saber SEMANA, en caso de no asistir a la citación, la desobediencia a esta citación le ocasionará perjuicios muy negativos en este proceso judicial. Ante esta situación, el juez lo ha declarado en rebeldía por no atender a sus notificaciones.

Desde el pasado mes de julio y hasta que el juez dicte sentencia firme, el futbolista tiene que pasarle cautelarmente 1.400 euros mensuales a Erika en conceptos de pensión de alimentos. Algo que el deportista aún no ha hecho, según Adiusa.

No es la primera vez que el futbolista se enfrenta a una polémica como esta. En 2015 fue condenado por un juzgado italiano a pagarle 10.000 euros mensuales como pensión alimenticia a Anna María Barranca. Una mujer con la que tuvo una hija después de tres años de relación.