Rosanna Zanetti ha hablado sobre el tema de la maternidad respondiendo a algunas preguntas como qué síntomas padeció o qué embarazo llevó mejor


El pasado mes de noviembre, Rosanna Zanetti dio a luz a su segundo bebé, una niña a la que llamaron Bianca. La pequeña se ha convertido en la compañera de juegos perfecta de Matteo, de casi dos años. Ambos fruto de su matrimonio con David Bisbal. Este martes, la modelo venezolana ha querido compartir la experiencia de sus dos embarazos y de sus respectivos partos, además de revelar algunos detalles más íntimos sobre este momento tan especial que ha vivido.

Rosanna Zanetti ha respondido a algunas de las preguntas relacionadas con la maternidad y ha revelado lo diferente que fueron los dos partos: el de Matteo, en abril del 2019, y el de Bianca, en noviembre del 2020. «Tuve dos experiencias de parto muy diferentes pero ambas muy buenas. Fueron partos naturales con epidural. Así mismo lo decidí», comienza diciendo.

La modelo venezolana ha revelado cómo fueron sus partos

Y añade: «Hubo un momento en el que dudé si usar la epidural o no pero luego investigando y escuchando a otra mamás me decidí. Ante la duda me dijeron que si hoy en día existen herramientas que te hacen sentir menos dolor o a minimizarlo por qué no utilizarlo. Me pareció muy coherente y eso hizo que mi experiencia fuera muy buena», cuenta.

La pareja de David Bisbal ha contado que ambos partos fueron muy rápidos y ha detallado cómo se sintió en cada uno de estos dos: «El primer parto yo nunca sentí ni contracciones ni dolor. No sé si es porque tengo una tolerancia al dolor bastante alta. Yo cuando fui directamente al hospital ya estaba dilatada y me pusieron la epidural. Estuve sobre dos horas y luego pasé al paritorio y estuve literal, ocho minutos de paritorio y ya Matteo había nacido», cuenta visiblemente emocionada al recordar esos bonitos recuerdos.

Instagram

También ha revelado qué ocurrió con Bianca y asegura que «fue diferente porque justamente cuando faltaba un día para cumplir la semana 40 ya empecé a sentir contracciones, que yo no tenía claro si eran porque yo no las sentí en el primer embarazo. Eran muy leves. Después cuando vi que era intervalos un poco más cortos, dije «aquí está pasando algo raro»», comienza contando.

Y explica lo siguiente: «Si por ejemplo tú no has roto fuentes o no llevas ya cierto tiempo de contracción o a un nivel muy alto, te recomiendan que estés en casa para que la labor de parto no se haga muy largo. A pesar de que yo no  había roto fuente y solo llevaba dos horas de contracciones a mi me dijo mi instinto que me tenía que ir y cuando yo fui para allá no se creían que estaba en la labor de parto. Era de noche y tuvimos que entrar por emergencias y cuando me examinan ya se dan cuenta de que estoy en labor de parto, bastante dilatada.. Nos tuvimos que quedar, teníamos todo preparado en el coche por si acaso», asegura.