Rocío Carrasco ha recordado un episodio muy doloroso para ella: la hospitalización de su madre en Houston. Rocío Jurado luchó contra el cáncer que padecía, unos meses en los que estuvo acompañada de su familia más cercana. Sin embargo, ahora son muchas las versiones que salen a la luz sobre lo sucedido allí. Mientras la hija de la artista ha explicado que era ella quien se quedaba por las noches junto a ella, otros familiares como Rosa Benito la desmienten. «No es una fotografía que me guste, me lleva a momentos de llanto, de angustia, de dolor, de incertidumbre, de miedo…para que ahora nos juzguen, cuando la que no estabas eras tú, ay señor… qué sabe nadie…qué sabe nadie», ha dicho la cuñada de La más grande.

Redes sociales
Redes sociales

Estas declaraciones vienen acompañadas de una fotografía en la que aparece Rosa Benito del brazo del que era su marido, Amador Mohedano, y Ortega Cano de fondo. Las imágenes fueron tomadas en Houston en el año 2006, año en el que fue intervenida del cáncer de páncreas que sufrió y cuya etapa fue emocionalmente durísima para todos. «Nosotros hacíamos turnos para el hospital. Hubo una época en la que yo me chupaba todas las noches. Con nuestro dinero salíamos a comprar«, comentaba Rocío Carrasco hace unos días ‘En el nombre de Rocío’. No es la primera vez que se trata este asunto, de hecho, cabe recordar que el pasado año ambas se enfrentaron por el mismo asunto.

Tras las insinuaciones de Rocío Carrasco en su documental, Rosa Benito estalló públicamente, dando detalles de cómo se organizaban para que Rocío Jurado siempre estuviera acompañada. «Había tres turnos (Rocío-Gloria-Rosa). Yo por cosas de mi hijo he tenido que hacer muchas noches. A mí me gustan las noches, y yo hice todas las noches con Lourdes. Lo he vivido yo (…) Rocío Carrasco no se quedó ni una sola noche con su madre. Pero ni una. Ya está bien de mentiras», apuntó Rosa. 

Foto: En el nombre de Rocío
Foto: En el nombre de Rocío

Un capítulo en el que se mostró indignada con parte de su familia, quien, según ella, le pedían dinero para subsistir en Estados Unidos. «Estaban allí viendo a ver quién agradaba más, pero a la vez no dejando de pedir dinero. Era una situación muy asquerosa. Da tirria, da grima (…) A Gloria nunca le parecía bien nada de lo que hacía nadie. Un día era la cabeza, otro la nuca, otro sinusitis. Parecía que la que tenía que estar ingresada era ella», aseguró Rocío Carrasco sobre algunos de los episodios vividos en Houston. Dos versiones completamente contradictorias y que nada tienen que ver con la de la otra.