Rocío Carrasco tiene la costumbre de acudir a actos públicos y no atender a la prensa, que siempre comete el mismo error de hacerla sentir importante…

rocio
Rocío Carrasco se quedó, una vez más, muda ante la prensa.

Rocío Carrasco tiene numerosos flancos abiertos, pero, como es habitual en ella cada vez que acude a un acto público, se negó a hacer declaraciones y a atender a la prensa en el photocall del concierto de Diana Krall en el Teatro Real de Madrid. Es una práctica común la de la hija de Rocío Jurado la de asistir a los eventos, pocos, la verdad, (si va con su futuro marido, Fidel Albiac, no posa con él) y no pararse a responder a los medios de comunicación.

Rocío está habituada a la práctica de dar, cada vez con menos frecuencia, entrevistas exclusivas bien remuneradas, pero luego se queda muda cuando nos la encontramos en un evento. ¿Pánico escénico? Será eso…

rocio-carrasco
La hija de Rocío Jurado parecía cansada de su fama.

Sé que en los últimos tiempos he escrito mucho sobre la hija de La Más Grande y tengo que aclarar que no es amor ni una obsesión, pero la vida me la pone por delante cada poco, así que, como diría Hilario López Millán: «A esta quién la para». Más ahora que se va a casar y tiene a medio planeta hablando sobre ella: su exmarido y su mujer actual, en una sensacional entrevista que puedes leer en el número actual de SEMANA, su hermano José Fernando, que dice que le ha invitado a su boda, su hermana Gloria Camila lanzando dardos desde las redes sociales…

portada41
Puedes acudir a tu kiosco a por un ejemplar de SEMANA, donde Antonio David y su mujer hacen un demoledor retrato de Rocío.

Faltaría más que Rocío Carrasco no pudiera cobrar por hablar de su vida, como hacen tantos famosos, pero lo que la diferencia de los demás es su falta de generosidad hacia los profesionales que hacen su trabajo y van detrás de ella como pollitos en pos de una gallina.

fidel
Rocío Carrasco dio recientemente una exclusiva para anunciar su boda con Fidel Albiac.

Quizás podría hacer como otra de las asistentes al concierto, Eugenia Martínez de Irujo, pararse, sonreír, y decir lo básico, con naturalidad. Siempre es un placer encontrarse con gente como ella, consciente de que su vida personal es lo que más interesa y que no se siente ofendida porque no le preguntemos por sus diseños en Tous.

PD.- Después de escribir este post, aparecieron unas imágenes en ‘El Programa de Ana Rosa’, en la que, tras la actuación de Diana Krall, sí respondió a unos reporteros que la estaban esperando, sonriente y educada, ciñéndose al guión de siempre: no habla de sus asuntos personales (está en su derecho, por cierto). Eso sí, sería de agradecer que hubiera hecho lo mismo, donde se esperaba que lo hiciera: en el photocall.