«Tengo que ver cómo el ser pone a mi hijo en una tesitura horrorosa», ha reconocido sobre la declaración de David Flores en los juzgados.


«Creo que a Antonio David Flores le ha llegado su hora. Tengo esa esperanza», han sido las palabras exactas de Rocío Carrasco durante una conversación en directo con el ‘Deluxe’. La hija de Rocío Jurado ha detallado, además, que este viernes había pasado un día muy complicado por la declaración de su hijo, David Flores, en los juzgados por el impago de su pensión.

GTRES

«Cuando todo siga su curso se entenderán muchas cosas que, hoy por hoy, no puedo contestar», ha afirmado con precaución recordando que debe pasar por los juzgados para declarar. Eso sí, argumentaba que a Antonio David le había llegado su hora de la siguiente forma: «Tengo la esperanza y si me rascas un poco más, estoy convencida que así va a ser».

La conversación se ha producido durante una jornada clave en la que ha visto cómo su hijo ha acudido a declarar contra su progenitora por el impago de su pensión desde el año 2018: «Tengo que ver cómo el ser pone a mi hijo en una tesitura horrorosa. Lo pone a que declarar en contra de su madre sabiendo él las capacidades que el niño puede tener o puede dejar de tener. Ha sido un día bastante duro». Ha explicado, además, que no pierde la esperanza de mantener un acercamiento con este en el futuro.

«Un hecho deleznable»

No le ha gustado que su hijo haya tenido que pasar por ese mal trago. «A mí el simple hecho de que alguien ponga en esa tesitura a un niño me parece un hecho deleznable, me repugna. El niño ha dicho muchas cosas, pero cuando todo esto se formalice y se resuelvan todos los recursos que se han presentado a la jueza instructora, nos hemos encontrado un montón de irregularidades procesales. El padre testificó sin presencia de mi abogado, muchas cosas que se tienen que solventar. Cuando todo se esclarezca se entenderán muchas cosas».

Gtres

Rocío Carrasco ha subrayado que la declaración había sido totalmente esclarecedora para ella: «He sido consciente por primera vez de muchas cosas que no sabía». Añadía que no entendía cómo habían podido suceder determinadas cuestiones a lo largo de estos últimos años: «Tampoco sé cómo se puede empadronar a un niño sin tener la autorización materna siendo menor de edad. No sé cómo el niño puede tener una prestación de 400 euros que va a una cuenta en la que está él y la mujer de su padre. Me he enterado de muchísimas cosas». Sin embargo, recordaba que el procedimiento continúa su curso y ella deberá prestar su declaración en sede judicial, por ello su prudencia: «Se irá viendo todo y se esclarecerá todo».