Cristina Mariño, la hija del Roberto Verino, ha fallecido este domingo, 31 de julio, víctima de leucemia. La empresaria, de 52 años, había sido nombrada directora de la firma en agosto del año pasado y era madre de tres hijos. El diseñador ha querido pronunciarse a través de las redes sociales. «Hoy es un día triste», ha reconocido. 

Roberto Verino
Instagram

«Mi hija Cristina ha luchado hasta el final contra una leucemia con valentía, tesón y una fuerza admirable», ha publicado el modisto gallego, de 77 años, en su perfil de Twitter. Ha querido  agradecer a aquellos que formaron parte de la vida de su hija: «Por todo lo que la habéis querido». También ha añadido que espera que por «su memoria, sigamos haciendo lo que más le gustaba: hacer felices a todos». La firma ha emitido un comunicado donde lamentan el fallecimiento de su directora de marca. «En nombre de toda la compañía, os agradecemos las muestras de cariño y os pedimos el máximo respeto para la familia en estos duros momentos».

La vida entre costuras de Cristina Mariño

Nacida en Ourense, en 1970, Cristina Marino dedicó su carrera profesional a la empresa familiar. Llevaba 25 años vinculada a la compañía donde comenzó su trayectoria en una de sus tiendas en Madrid. “Yo empecé a trabajar en la tienda de Claudio Coello, en Madrid. Estudiaba y trabajaba los fines de semana. A mí, estar en tienda y el trato con el cliente me gustaban mucho”, afirmaba durante una entrevista con ‘La Voz de Galicia’. Estudió Derecho, pero siempre se dedicó al mundo de la moda. «Sabía que yo quería estar aquí. Tampoco había escuelas de diseño, así que él fue orientándome», señalaba sobre la importancia de su padre en su vida profesional.

Roberto Verino
Twitter

Después de pasar por distintos departamentos de la compañía, Cristina Mariño fue nombrada directora de Marketing en la década de los 90. El verano pasado tomó las riendas de la empresa familiar como directora de Marca. Lo hizo cuando la firma presentó una colección bajo el nombre ‘Caminae’ -inspirada en el Camino de Santiago-. Su salud se vio trastocada hace unos meses y estaba recibiendo tratamiento en Barcelona. Las últimas semanas había empeorado notablemente. La noticia ha generado una gran conmoción en el sector, también en el seno de la sociedad gallega. Y es que según han detallado algunos medios solo la familia más próxima era conocedora de su estado de salud. El funeral se celebrará este próximo jueves, 4 de agosto, a las 20.30 horas en Verín.