Así responde la sevillana cuando se le pregunta por los reproches de Kiko Rivera a su madre en su publicación de Instagram.


Desde que Kiko Rivera pisó el plató de ‘Sábado Deluxe’, los cimientos en el clan Pantoja vuelven a tambalear. El pasado sábado, el hijo de Isabel Pantoja se sinceraba en el programa de Telecinco. Admitía sentirse «hundido», sin fuerzas, sin ánimo para continuar. Al borde de una crisis personal: «Debería ir a un psicólogo. Tengo tanto miedo y eso viene por algo. Estoy triste«, admitía.»No estoy feliz conmigo». Las palabras del DJ provocaron que su madre interviniese en directo en el espacio para enviar un mensaje tranquilizador a su hijo. «Tienes que tener el valor suficiente de decirle a tu mujer, a tu madre: ‘Mamá no estoy bien, vente», le decía. «Jamás te dejaré en el suelo… Yo mañana cojo el coche y te doy los besos más grandes del mundo». 

La situación, de por sí dramática, da hado un nuevo giro este lunes, cuando el sevillano ha compartido unas palabras que hacen una clara alusión a su madre. «Las palabras se las lleva el viento… 3 días y aún sigo esperando que vengas a darme un beso«, ha escrito Kiko en su cuenta de Instagram. Su reproche vía redes sociales hacía enfurecer a la tonadillera, quien se ha puesto en contacto con ‘El programa de Ana Rosa’ para dejar claro que está pendiente de su hijo: «Si mi hijo tiene una depresión… quise dar a entender que era posible una curación. ¿No tengo contacto con mi hijo? Es mentira, hablo todos los días», decía. «Yo llamé a mi hijo al día siguiente, quiero lo mejor para mis hijos».

Tras las intensas palabras de la artista todas las miradas se han fijado en Irene Rosales, a quienes las cámaras de Europa Press han preguntado por la relación entre su suegra y su marido.

 

Pero Irene ya tiene bastante con superar el bache que atraviesa su matrimonio después de que Kiko revelara que le ha sido desleal con una joven llamada Alicia y que trabaja en la discoteca que regenta en Sevilla. «No volvería a perdonar una cosa así, yo lo hice en un momento porque me cogió en un momento débil y porque vi mucho en él, pero yo ahora estoy muy fuerte porque yo ya he perdido a mi pilar fundamental», explicaba en el programa de Emma García. Y dejaba claro que nada romperá su relación: «Apuesto por él al 100%». La colaboradora de ‘Viva la vida’ también ha reconocido que le están afectando los mensajes que recibe a través de Instagram, donde algunos la llaman «cornuda». Sin duda, mucha presión para la joven y su marido, cuyas vidas vuelve a estar azotada por la tormenta.