La presentadora de televisión no puede más y acaba de presentar una demanda a través de su abogado contra la familia de Mario Biondo por odio, amenazas e injurias cuando han pasado ya siete años de su muerte.


Siete años han pasado ya desde que Mario Biondo fuera encontrado muerto en su casa y a día de hoy sigue protagonizando titulares en los medios de comunicación. Hasta tres autopsias han dictaminado que fue un suicidio, pero esto no ha hecho que no se hable más sobre esta tragedia. Y es que mucho se ha hablado de que podría haber sido un presunto asesinato.

Cansada de todo esto, Raquel Sánchez Silva, que sigue estando en medio de la polémica por este tema, no puede más y ha tomado la decisión de presentar a través de sus abogados una denuncia a través de la Policía Nacional por lo que considera una «auténtica campaña de acoso», desvelan en Vanitatis.

La denuncia la presentó el abogado de Sánchez Silva el pasado 5 de noviembre en las dependencias de la Unidad Central de Ciberdelincuencia, en Madrid, y viene acompañada de varios anexos con documentación que apoya su versión de los hechos. El letrado hizo constar que, aunque han trascurrido siete años del suicidio de Biondo, Sánchez Silva «sigue encontrándose sometida a una campaña de acoso a través de redes sociales y con la ayuda del Grupo Mediaset», aseguran en el citado medio.

Este es el escrito que ha mandado a través de su abogado

«Mediante el presente escrito vengo a interponer denuncia contra Dña Santina, D. Alessandro, D. Filippo y Dña Emanuela Biondo, Grupo Mediaset, así como contra las personas administradoras de los perfiles de Instagram y Facebook contenidos en el presente escrito por un delito de odio del artículo 510.1, un delito de amenazas del artículo 169, un delito de calumnias de los artículos 205, 206 y 211 y un delito de injurias del artículo 208 y 209, todos ellos del Código Penal», detalla el escrito al que ha tenido acceso Vanitatis.

El abogado de la presentadora de televisión adjunta a la carta una serie de publicaciones de Facebook e Instagram que ha hecho la familia Biondo durante varios años, «todas ofensivas y todas ellas dirigidas a acosar y presionar a Raquel Sánchez Silva», continúa diciendo en el escrito.

Esta denuncia llega después de que un canal italiano de Mediaset emitiera un programa llamado ‘Le lene’ (‘Las hienas’), que hizo una entrega llamada ‘Mario Biondo: un suicidio inexplicable’. «El programa es un relato sensacionalista, lleno de mentiras y tergiversaciones. A lo largo de más de dos horas del programa se lleva a cabo una revisión tendenciosa y con el objetivo de propagar fundamentalmente dos ideas: 1) la muerte del Sr. Biondo no pudo ser un suicidio sino un asesinato y 2) Dña Raquel Sánchez Silva es sospechosa de dicha muerte».

© Gtres.

Una familia rota

La familia de Mario Biondo sigue luchando por demostrar que la muerte de su hijo no fue un suicidio, algo que los resultados de la tercera autopsia volvieron a demostrar. SEMANA contactó con Santina, madre del que fuera marido de Raquel Sánchez Silva para ver cómo iban a actuar a partir de ahora y su respuesta fue rotunda.

Santina y Pippo, los padres de Mario, no están dispuestos a tirar la toalla y tras conocer que la tercera autopsia confirma lo mismo que las anteriores, es decir, que fue Biondo el que se quitó la vida, han asegurado a este medio que no van a tirar la toalla: «No nos vamos a rendir».

© Gtres.

Detectives, abogados, peritos… son incontables los profesionales a los que la familia del que fuera cámara de ‘Supervivientes’ han recurrido a fin de conseguir una versión que apoye lo que ellos mantienen, que su hijo no se suicidó. Tras los últimos resultados, la que fuera suegra de Raquel sigue firme en sus convicciones y confirma a Semana que «sus abogados están evaluando el informe».

Desde el primer momento la justicia española cerró el caso de la muerte de Mario Biondo como el de un suicidio, sin que eso signifique que la intención del fallecido fuera la de quitarse la vida. Aunque su viuda y el entorno del italiano en España aceptaron el informe, para la familia de Mario siempre fue inadmisible y una ofensa.

Firmes en su empeño de tirar por tierra la teoría del suicidio, la familia Biondo ha empleado todo su tiempo y dinero en conseguir que se vuelva a investigar lo sucedido y ahora, cuando desde su propio país confirman lo que se dijo en España desde el primer momento, se niegan a perder la esperanza.