Rafael Amargo ha respondido a dos trabajadoras que le han acusado de no pagarle por su trabajo en ‘Yerma’, acusación que él ha negado.


Desde que Rafael Amargo fuera detenido por tráfico de drogas no han parado de crecerle los enanos. Aunque el bailaor fue puesto en libertad, todas las miradas se posan en él en cada paso que da. Su espectáculo en el Teatro de la Latina lleva siendo el foco de atención desde hace más de un mes y medio y es que después de la caída y el posterior renganche de Blanca Romero de su cartel, hay otras trabajadoras que se han quejado de su trato. La última en hacerlo ha sido Irene Chamorro, una artista que ha participado en su obra y que, según su versión, no ha cobrado ni un solo euro después de más de 60 días trabajando para él. Ella asegura que no ha percibido dinero, que Amargo les daba a ella y a su hermana largas para pagarles y que, además, ellas mismas se tenían que pagar hasta las botellas de agua durante los ensayos.  «Nos hemos tenido que pagar nosotras el alojamiento aquí en Madrid, nos pagamos hasta las botellas de agua que nos bebíamos durante las actuaciones», ha comentado Irene. Tras estas declaraciones, Rafael Amargo ha estallado contra ellas y muy enfadado ha respondido a cada una de sus acusaciones.

Vídeo: Europa Press

El coreógrafo ha insistido en que todos sus trabajadores están contentos con él y que, salvo de ellas, no ha recibido quejas por parte de sus empleados. Eso sí, pide que se zanjen estas polémicas e insiste en que tiene claro cuál ha sido el objetivo de Irene Chamorro y su hermana. «Querían su minutito de Gloria», dice Rafael Amargo frente a las cámaras. Su contrato era verbal, pero ellas aseguran que el artista ha faltado a su palabra, una afirmación que Rafael niega por completo. Tanto es así que el bailaor ha comentado que les dio trabajo porque sabía que les hacía falta y es que está muy dolido, ya que él las consideraba amigas. Amistad que tras estos ataques ha saltado por los aires y que será muy difícil de recuperar. A pesar de que su intención no es demandarlas, ni poner este asunto en manos de sus abogados, Rafael Amargo les ha pedido públicamente que se retracten. De momento, ellas no han hecho caso a su ruego, por lo que se desconoce cuál será el final de esta historia.

Vídeo: Europa Press

Algunos de sus empleados han salido en su defensa y, aunque reconocen que todavía no han cobrado, no tienen ninguna duda de que lo harán próximamente. «A Rafael le quema el dinero en la mano. Está deseando pagarnos», ha dicho uno de ellos. Hace tan solo unas semanas Rafael Amargo cumplió 46 años y lo hizo junto a las personas que más le quieren y sobre un escenario. Precisamente ese día se reconcilió con su padre, del que llevaba distanciado un tiempo, tal y como reveló SEMANA en exclusiva.