Antes de sentarse en ‘Domingo deluxe’, el bailaor concedía una entrevista a SEMANA donde rompía su silencio y se pronunciaba por primera vez por la situación que estaba viviendo.


Si hay un personaje que se convirtió en protagonista de finales del 2020 y principios de 2021 ese fue Rafael Amargo (46). Tras su detención acusado de tráfico de drogas y pertenencia a una organización criminal, el bailarín y productor ha continuado adelante con su obra, Yerma, de Federico García Lorca, a la vez que ha sido protagonista directo de innumerables polémicas.

Este domingo, el artista se sienta en el ‘Deluxe’ para hablar de una vez por todas sobre todos los frentes que tiene abiertos. Sin embargo, hace unas semanas, el bailaor se sinceraba, por primera vez, en SEMANA sobre cómo estaba llevando la difícil situación por la que estaba pasando. Lo hace a corazón abierto, mirando a los ojos en todo momento y sin titubear un segundo. Amargo en estado puro.

Joan Crisol

Rafael, como cantaría la Pantoja, ¿que se busquen a otro y que olviden tu nombre para siempre?

Pues mira, y que olviden mi nombre para siempre… ¡no! Yo lo que diría es que se busquen a otro para montar este circo y que mi nombre se utilice para hacer lo que siempre he hecho, bailar. No entiendo este aluvión tan “amargo”. Supongo que después de la tormenta llegará la calma.

¿Cómo te encuentras? Y me refiero a la persona, no al artista.

Pues yendo todos los días a trabajar, porque si con todo lo que me está cayendo encima, me quedara encerrado en mi casa, imagínate. En el escenario es donde más seguro estoy.

¿Por qué?

Porque en el escenario no suena el teléfono, nadie me habla de otros temas que me puedan hacer daño. Allí estoy entregado y dedicado a lo que tengo que hacer. Yo en el escenario soy muy feliz.

Es la primera vez, después de todo lo que ha pasado, que te sientas a contar tu versión de todo lo que está sucediendo a tu alrededor.

Hacer entrevistas como esta, que para mí suma para bien, también es alimentar a que el nombre esté bien. Por otro lado, no te puedes quedar callado, porque si no parece que lo que dicen es verdad. Es muy duro estar en la piel de una persona que es mediática, que es artista, que tiene que subirse todos los días a un escenario y que encima de todo lo vapulean.

Hemos estado a punto de verte sentado en un plató de televisión(cuando se anunció que iba a sentarse en ‘Sábado deluxe’ por primera vez, sin embargo, esto nunca sucedió…

No quiero ir a ningún plató de televisión a hablar. Cuando intento hacer algo, porque entiendo que los medios necesitan que yo hable, las dos veces que lo he intentado lo han hecho mal. La primera, porque jamás firmé ningún contrato. Por eso no fui, de lo contrario me hubieran denunciado. Te hablo de ‘Sábado Deluxe’. Ellos vendieron que iba a ir al programa y eso es mentira. Me llamaron, negociaron conmigo, las negociaciones no me gustaron y les dije que no. Me volvieron a llamar para subir la negociación y les dije que ni subiéndola. Desde el principio no habían entendido lo que yo quería, que no era dinero, era otra cosa. Muchas veces no es el dinero el que lo compra todo. Eso ocurrió a las doce de la mañana y a las siete de la tarde ya me estaban anunciando y eso está fatal porque era mentira. Luego, cuando no voy, me mandan miles de mensajes diciéndome que los he dejado tirados. Mentira. Ellos están haciendo una prensa de mí que saben que es mentira.

Joan Crisol

¿Qué querías entonces?

Por ejemplo, que quien estuviera ahí sentado fuera con quien yo quería hablar… Muchas más cosas que van más allá del dinero.

Sin embargo, hubo una segunda vez, que tampoco salió bien y decidiste irte antes de que comenzara. ¿Qué ocurrió realmente?

Que también fue mentira todo lo que me habían prometido en ‘Socialité’. Me pasé un día entero de conversaciones. Encima era la noche de Reyes y yo quería hablar de los niños, de los mayores que habían fallecido por Covid… Me dicen que ese día presentaría yo el programa porque una profesional con la que yo no tengo ningún tipo de vínculo ni quiero (María Patiño), no acudiría… Y cuando llego al lugar pregunto: “¿Dónde está la reunión de contenido?, ¿dónde está la reunión con el equipo?, ¿dónde está la escaleta?, ¿qué parte presento yo?”. ¡No había nada! Me llevaron a un suburbio, a un hotel que estaba cerrado por el tema del Covid y que habían abierto para que yo presentara allí y se notaba que me iban a pegar el palo. Fue una traición. Ni la cámara era profesional. Eso no me lo merezco yo y tampoco se lo merece una cadena como Mediaset.

¿Qué es lo que no se merece la cadena?

Tener a esas dos señoras tan soberbias (se refiere a María Patiño y Nuria Marín). No sé como el señor Vasile permite tener a esas dos profesionales en su casa. El señor Paolo es un profesional indiscutible y un gran maestro. Los maestros no juegan sucio y ellas sí juegan sucio. Él puede decirles que muy bien, porque le están subiendo la audiencia, pero suben la audiencia porque son malas. Paolo Vasile puede amar a María Patiño, pero que María Patiño sea una terrorista emocional, ¿a que a ti eso no te gusta señor Vasile?

¿Pero por qué te fuiste exactamente?

Porque, como te dije anteriormente, me la querían jugar. Si tú ves que te la están jugando, ¿tú te quedas? No, ¿verdad? Yo no soy tonto, llevo muchos años trabajando en este medio y en mi familia pertenecen todos al mundo de la comunicación. Si esto le ocurriera a alguien nuevo, que quiere salir en la tele, pues lo entiendo, pero ¿yo? Fíjate, Patiño no trabajaba ese día en el programa, pero al que llaman para que venga a buscarme es el asistente personal de esta señora. Yo escuchaba sus conversaciones por el pinganillo. ¡Todo fue una aberración! Yo no sé como tiene ese programa. Ese programa habría que quitarlo.

Joan Crisol

¿Te ha dolido que nadie saliera en tu defensa?

Yo entiendo que un canal cubra o defienda a una empleada, pero no entiendo que puedan defender que hagan cosas ilícitas y criminales ante la figura pública de una persona. Una suposición o una provocación no se sustenta o existe si no se abre la veda. Formular hipótesis ya es dañar y ahí hay negocio y revuelo, pero si se demuestra que es mentira, ¿quién le da a uno la dignidad o el sitio donde estaba? ¿Quién repone ese daño?

¿De dónde nace esta animadversión entre María Patiño y tú?

Esa animadversión nace porque me quería dar un palo en televisión. Lo hizo porque me odia. Tiene muchas salidas de tono y hay que pararle un poquito los pies. Hay que frenarla. Pero bueno, ya verán cuando les llegue las querellas a los despachos.

¿Vas a tomar medidas legales contra ella?

Voy a tomar medidas porque este tratamiento no se le puede dar a ninguna persona. Y mucho menos esta señora, saltándose todo… Te digo otra cosa, me deben todavía el dinero que me dijeron que me iban a pagar, que como no firmé contrato, no me lo quieren pagar. Me deben también los dineros del Uber de vuelta, que dicen que como yo me fui… Yo me fui, pero con todas esas imágenes ellos se hicieron un programa.

Joan Crisol

¿Qué es lo que más te ha dolido de María Patiño?

Esta señora es buena periodista. Pero es buena periodista porque es mala, es chinchosa. Es el perfil que no tiene nadie y hay que tenerlo en una televisión. Ella es muy buena periodista, pero bien dirigida. Lo que pasa es que ahora han confiado tanto en ella que está haciendo destrozos y le va a costar muy caro al canal. Yo lo que pediría es que le quitaran el programa y la dejaran donde siempre ha estado, en una sillita comentando, porque tampoco le vamos a quitar el pan a la pobrecita. Es más, yo tengo padres y tengo hijos que ella ha expuesto en los medios. Que tenga cuidado. Esto es una guerra entre folclóricas: ella y yo, yo y ella. Esa mujer también tiene un hijo y un marido, que le va fatal, por cierto, en su bar y que también es actor. Al igual que ella tampoco ha querido sacar a la palestra a su gente, que tenga cuidado. Que ella, hoy en día, es más famosa que muchos famosos.

Unas de las personas que se han visto salpicadas por esta polémica han sido tus padres.

Son dos personas que tienen una reputación increíble y a los que todo el mundo quiere. Son gente muy cercana y estos los han sacado como si fueran ogros. Pero, hijos míos, habéis ido a su casa 200 veces y a la 201 es normal que te griten, pero ellos sacan solamente la 201. ¿Las otras 200 en las que los han tratado con educación y respeto no las sacan? A ellos les convenía hacer esto. Todos provocados por María Patiño, que a todo esto, está creando un monstruo, que miedo me da…

¿A qué te refieres?

Ella es mala de pedigrí y de ADN, pero es que encima está creando a la Nuria esta (Nuria Marín), a la que está enseñando. Esa va a ser una mala tonta, porque la quiere copiar. Va a ser un auténtico desastre…

Retomando el tema de tus padres, ¿es cierto que a raíz de tu detención tu padre se enfadó contigo?

Eso es totalmente incierto, él nunca se ha enfadado conmigo. Después de todo lo que pasó, mi padre y yo estamos aún más unidos. Mi padre y yo nos queremos muchísimo, lo que pasa es que, aparte de ser padre e hijo, somos compañeros de trabajo. Yo soy su jefe. Mi padre ha trabajado toda la vida de cantaor y, entre profesionales, tenemos nuestros piques, pero luego, como padre, yo le tengo un respeto increíble. Es cierto que como padre a veces se enfada conmigo, pero de ahí a que me hayan desheredado y que me hayan quitado los pisos, como he escuchado por ahí, pues no.

Deben de estar sufriendo mucho.

Mis padres han sufrido mucho porque, como me conocen, saben que soy todo lo contrario a lo que se ha dicho. Yo soy incapaz de vender droga. Todo lo contrario. A mí lo único que me gusta es celebrar. Hay gente muy importante que me dice: “Rafa, es que te veo y tengo ganas de salir”. Esa reacción que ahora tienen conmigo, me pasaba a mí antes con dos personas: Carmen Ordoñez y Lola Flores. A mí Lola Flores me decía que me tirara por la ventana y lo hacía, porque sabía que debajo siempre habría un colchón.

Joan Crisol

¿Has sufrido decepciones por parte de tu entorno después de tu detención?

Mira, no. Me siento muy querido. Si tú supieras la de gente grande de este país que me ha apoyado… Esto ha sido como poner un filtro. Me he quitado de en medio la chusma. Me he quitado a las cuatro ratas que se pegan al artista para chuparle la sangre. Todo esto ha sido un aprendizaje y una abstracción, una limpieza maravillosa. Los grandes se hacen cómplices de tu dolor y las ratas, cuando van a tu casa y ven que ya no hay la fiesta que había antes, se van por patas porque no venían a mi casa porque me querían, venían por la fiesta.

¿Por qué crees que te pasan todas estas cosas?

Porque soy muy bueno y, aunque me vapuleen, luego se me olvida todo. Mi pareja, Luciana, me dice: “¿cómo invitas a esta persona a casa con todo lo que te ha hecho?”. Pues porque se me olvida.

¿Ha sido ella uno de tus mayores apoyos en esta situación?

Sí. Esto me ha servido para discutir mucho con ella. Nos peleamos mucho, pero ella me dice que nunca se va a marchar de mi lado. Como sabe que estoy nervioso y que yo no soy así… Me dice: “Estás nervioso y es el demonio el que está hablando por ti”.