Dos días después de ser detenido por supuesto tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal, el bailarín se defiende: «En mi casa no había nada».


Minutos después de ser puesto en libertad, Rafael Amargo ha hecho sus primeras declaraciones ante los medios de comunicación. «Estas cosas lo único que hacen es dañar al artista». Han sido las palabras que ha pronunciado el bailarín nada más abandonar los juzgados de Plaza de Castilla, donde había prestado declaración horas antes.

Este jueves, la juez que instruye el caso decidía poner al artista y a los otros tres detenidos en el ‘caso Córax’ en libertad provisional. Como medida preventiva le ha impuesto a los cuatro detenidos la retirada del pasaporte, la prohibición de salir del territorio nacional y la obligación de acudir los días 1 y 15 de cada mes al Juzgado. De aquí en adelante, «los cuatro arrestados serán investigados por la supuesta comisión de un delito contra la salud pública, en su modalidad de tráfico de drogas, y otro de pertenencia a organización criminal; si bien, esta calificación penal es inicial y podría variar según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial», señala un escrito enviado desde el TSJ.

«Pablo Escobar había uno»

El artista afirmaba que «con la tranquilidad que yo salgo», la experiencia le ha servido para escribir «una serie de una serie de ficción para la televisión muy buena y que si Dios quiere, pronto veréis». Lo cierto es que no estaba del todo tranquilo. Alterado y con un discurso a veces atropellado, ha contado a la prensa cómo ha vivido estas 48 horas en los calabozos. Una de las primeras cosas que ha hecho ha sido defender su inocencia. «En mi casa evidentemente no había nada, nada se han encontrado… Pablo Escobar había uno», explicaba. «Si en mi casa te encuentras el alijo de Villagarcía de Arousa… ¡Si lo que te encuentras es un cenicero con una colilla tapada!», añadía. Cree que lo sucedido «ha sido un espectáculo bochornoso» para que «yo me abochorne y me quede mal».

Sin entrar en detalles sobre la droga hallada en su domicilio, Rafael Amargo ha hecho hincapié en que su vivienda «es una casa donde hay mucha alegría. Es una casa donde hay muchos artistas y donde se reúne gente… ¿Yo? ¿Qué trapicheo? Soy un tío que me gusta la fiesta, que me gusta divertirme porque me gusta celebrar. Porque todo el mundo cuando trabaja, ¿después qué hacen? ¿Celebran o no? ¡Pues también lo puedo hacer yo!».

«No he echado ni una lágrima»

El andaluz, que ha recordado que «ni fumo» y que es un «trabajador», considera que «esto ha sido un espectáculo innecesario». Asimismo, ha destacado que se ha mantenido fuerte a pesar de haber pasado dos días sin libertad: «Mira, te voy a decir una cosa esto le toca otra persona menos fuerte y se lo cargan… Yo no he echado ni una lágrima. Simplemente de coraje cuando he tenido que declarar».

«Evidentemente no me voy a quedar callado», subrayaba, «porque con la que está cayendo en el mundo». Se ha lamentado de la cancelación de su espectáculo ‘Yerma’, que iba a estrenarse el jueves 3 de diciembre y cuyo estreno fue suspendido tras su detención. Ya está pensado en regresar a los escenarios por todo lo alto: «Le voy a echar unos cojones… Voy a romper las tablas».

GTRES

A sus 46 años, el bailarín y coreógrafo nunca había vivido una situación similar. Ha denunciado que lo hayan implicado en «un marrón increíble» y que, aunque recibió muy buen trato por parte de los agentes, en los calabozos la gente estaba “dando voces” y “gritando a las personas”. Incluso se ha quejado del estado de las instalaciones: «Esto es de una poca vergüenza y de una poca humanidad… ¡Antes de un estreno! Estar en un calabozo tirado en el suelo, el calabozo comido de mierda».

Ha adelantado que en breve dará nuevos datos sobre lo que ha visto cuando ha estado entre rejas: «Tendremos que hablar de la administración». Incluso ha avisado de que en cuanto regrese a casa compartirá «un directo» en Instagram para dar su versión de los hechos, porque «me conoce todo el mundo y tengo un corazón más grande que todas las cosas».

Rafael Amargo
Redes sociales

En los pisos que registró la policía el pasado martes (uno de ellos de Amargo) se encontraron importantes alijos de droga, así como material para dosificar y distribuir estupefacientes. En total se hallaron 60 gramos de metanfetamina, 20 gramos de ketamina, tres botes de Popper, varias bolsitas de mefedrona, una bolsita de 2CB, dos botes de GHB (éxtasis líquido) y 6.000 euros en efectivo.

Además de Amargo fueron arrestados su pareja, la bailarina y actriz de su compañía Luciana Bongianino; el productor de su obra, Eduardo de los Santos (al que pertenecería el otro piso registrado) y un íntimo amigo.