«Hay una tercera persona que no le está haciendo la vida lo más agradable», asegura Kiko Hernández sobre «el proceso» que atraviesa la joven.


El pasado martes 2 de noviembre, Julia Janeiro pasó un total de nueve horas en el Hospital Universitario de Getafe, en Madrid. Acompañada de su novio, el futbolista Álex Balboa, la hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario llegaba al centro aquejada de dolores en la parte superior del cuerpo, focalizadas en el hombro y en el brazo. Hasta el momento, ni la joven ni sus padres han explicado los motivos por los que tuvo que pasar tanto tiempo en un hospital. Allí le realizaron diversas pruebas diagnósticas, entre ellas radiografías. Pero, ¿qué le ha ocasionado tan fuertes molestias? ¿Se encuentra bien? ¿Qué le sucede?

«Está pasando por un momento complicado»

Lo cierto es que el paso de la joven a un centro sanitario no es el único que se ha producido en los últimos tiempos. Las visitas de Julia al hospital no son un hecho aislado. Su familia está preocupada por ella. Pero la causa de sus consultas médicas sigue siendo un misterio. Todo ello ha hecho saltar las alarmas sobre su situación. Desde el entorno de la ‘influencer’ aseguran que se encuentra «en una situación muy complicada».

Julia Janeiro y Álex Balboa
Gtres

Según ha señalado Kiko Hernández en ‘Sálvame’, «no es la primera vez que va a un hospital. Como ya es recurrente y como ya ha estado la madre aquí para apoyarla… Ella está en un momento crítico y necesita la atención y el apoyo de sus padres«. El colaborador sabe qué le sucede a Julia Janeiro, pero cree conveniente no revelar detalles. Sobre su situación ha aclarado, eso sí, que “la sacamos del esquema de que pueda ser una niña problemática o se meta en peleas. No, no, todo lo contrario. Juls es una niña que está pasando por un proceso muy complicado en su vida pero no porque lo esté buscando, le ha venido a ella”.

«Hay una tercera persona que no le está haciendo la vida lo más agradable»

La cuestión sobre lo que «le ha venido» apunta, según los testimonios de personas de su entorno, a una posible agresión. Pero hasta ahora la hija del torero no ha querido pronunciarse. Todo indica que las recientes visitas de su madre a Madrid han sido para acompañarla y arroparla “Vinieron para salvarla de un problema muy gordo pero no es algo que tenga ella… Hay una tercera persona que a lo mejor no le está haciendo la vida lo más agradable posible a Juls”. Según Hernández, la intención de la visita de sus padres era decir “basta”, pero al parecer el encuentro al que acudieron “en son de paz” no acabó “del todo bien”.