Ana Obregón en poco más de dos años ha perdido a sus pilares más férreos. Se ha tenido que despedir de su hijo y de sus padres, siendo este fin de semana cuando ella comunicó el fallecimiento de su progenitor. Antonio García Fernández ha partido a los 96 años, eso sí, rodeado de amor y con su familia como una piña, algo de lo que han presumido en cada golpe vital. La actriz se mostró desolada en la despedida, pero ¿cómo se encuentra ella cuando se apagan los focos? SEMANA ha hablado con un amigo íntimo de Ana Obregón, quien nos traslada la preocupación que existe por ella desde que falleciera su padre hace tan solo unos días. Saben lo unidos que estaban padre e hija, por lo que ahora solo piensan en estar junto a ella.

Ana Garcia Obregon
Gtres

“Estamos preocupados. Alex, su madre, ahora su padre… Ana lleva poco más de dos años sufriendo golpe tras golpe… No sabemos cómo le va a afectar la muerte de su padre. Claro que sabía qué esto era cuestión de tiempo, pero su padre era ahora mismo su único incentivo para el día a día… Tememos cómo puede responder a este nuevo palo. Ella es muy fuerte, pero son muchas muertes en poco tiempo y de las personas más queridas que puedes tener… No vamos a dejarla sola”, nos dice alguien muy cercano a Ana Obregón. Son conscientes de que necesita positividad, aunque también debe llorar a alguien que siempre ha sido fundamental en su vida. Especialmente, en los últimos meses, pues tras enterrar a Álex Lequio y a su madre, Ana se volcó en su padre y en sus intensos cuidados. Su salud era delicada y ella dejó todo para robarle una sonrisa cada día, para que sus días y sus noches fueran medicina para el otro.

Este amigo, que prefiere no revelar su nombre, nos explica los planes que tienen con Ana Obregón desde que se ha producido la muerte de Antonio. Saben, por sus últimas experiencias vitales, que la mejor fórmula para que ella supere esta etapa es que tenga la mente ocupada, al igual que su agenda. No quieren precipitarse y le darán su tiempo, pero pronto le ayudarán a que el dolor poco a poco se difumine. “Son varios los amigos que hemos dicho de estar muy encima de ella para animarla y proponerla planes. Su padre la tenía ocupada. Va a notar mucho su ausencia y le va a ahondar ese vacío que tiene desde lo de su hijo…”, apunta a este medio alguien muy próximo a Ana. El círculo de Ana nos recuerda que Ana, por desgracias de la vida, se ha tenido que despedir de seres muy queridos para ella, pero sigue teniendo a sus amigos.

Ana Obregón
Instagram

“No está sola porque tiene a sus amigos, que son como su familia, pero en menos de tres años ha perdido a su hijo y a sus padres. Es un palo muy duro y es normal que esto te afecte. Por eso, los amigos no nos vamos a separar de ella”, relatan a esta revista. Son pocos los afortunados que comparten tiempo con Ana, pero los que tienen la oportunidad de hacerlo prometen ayudarle en todo lo que necesite.

La carta de despedida de Ana Obregón

Una vez más Ana Obregón ha utilizado sus redes sociales para expresar sus sentimientos. Antes de que saltara a los medios su pérdida, la artista le mandaba una carta en el universo 2.0 en el que públicamente narraba todo lo que siente tras el último varapalo que le había asestado la vida. «He coleccionado millones de momentos únicos contigo que guardo tatuados en mi corazón y que ahora utilizaré para poder seguir respirando porque en dos años me habéis dejado huérfana de padres y de hijo. Ahora las tres personas que más quiero en mi vida no estáis aquí conmigo y te juro, papá, que no sé cómo lo voy a hacer. Es un privilegio y un gran honor ser tu hija. Gracias papá por tanto. Te quiero infinito. Por favor, cuida mucho de mi hijo hasta que llegue. Eternamente juntos. Tu hija, Ana», escribió la intérprete, misiva que sirvió para anunciar su fallecimiento.