Minutos después de que arrancara la ceremonia oficializada por un buen amigo de la pareja, ambos intercambiaban miradas cómplices que hablaban por sí solas.


Después de hacer frente a todos los contratiempos, Anabel Pantoja y Omar Sánchez han puesto el broche de oro a su relación este viernes frente a algunos de sus familiares y amigos más cercanos en la celebración de su boda. Un día de lo más emotivo que ha estado cargado de un sinfín de románticos gestos que se han dedicado los novios y que difícilmente podrán borrar de sus retinas.

Gtres

Después de hacer su entrada acompañada por uno de los grandes amores de su vida, el pequeño Alberto, hijo de Chabelita Pantoja, Anabel Pantoja y Omar Sánchez se fundían en un apasionado abrazo al encontrarse a los pies del altar que han colocado en la playa de Pedro Barba, en La Graciosa. Tras este cálido recibimiento, los ya marido y mujer se sentaban y se cogían de las manos para hacer frente juntos a este significativo día.

Minutos después de que arrancara la ceremonia oficializada por un buen amigo de la pareja, tanto Anabel como Omar intercambiaban miradas cómplices que hablaban por sí solas y que rebosaban de felicidad. El momento más emotivo llegaba a los pocos minutos del inicio cuando el grupo de música que se ha encargado de amenizar el ambiente cantaba «Qué bonita es mi niña», la canción con la que la colaboradora de ‘Sálvame’ ha querido rendir homenaje a su abuela puesto que se la cantaba siempre cuando era pequeña. Ha sido aquí cuando la influencer ha buscado a su chico para darle la mano y este le ha respondido con una amplia sonrisa.

Las miradas cómplices, los abrazos entre ambos, los besos han servido como guinda del pastel de una boda que ha estado en entredicho en las últimas semanas y bajo el punto de mira en los últimos días a raíz del fallecimiento de doña Ana. A pesar de todo, los dos tortolitos se han dado el «sí, quiero» de nuevo, aunque esta vez delante de los suyos. Ambos se han prometido amor eterno y Anabel Pantoja no ha dudado en darle las gracias a Omar Sánchez por aparecer en su vida y ponerla patas arriba.

«Te merecías que yo estuviera aquí porque yo me siento de aquí. No me voy a olvidar nunca de Sevilla ni de Triana. Soy de aquí porque aquí me siento en paz. Me siento valorada. Es difícil lo que voy a decir. No sé lo que durará esto, que dure hasta siempre. Lo que estemos siempre…me has hecho sentir la mujer más valorada, la más guapa, la que está más buena y la que más amas. Eso solo lo he sentido contigo», decía emocionada la novia.

Chabelita Pantoja, la única del clan presente en la boda de Anabel y Omar

Después de varios discursos emotivos, Chabelita Pantoja cogía el testigo de Merchi, la madre de la novia, para dedicarle unas significativas palabras a su prima, a quien considera que es como su hermana. La hija de Isabel Pantoja hacía hincapié en la importancia de estar presente en este día tan especial, al igual que la colaboradora ha estado junto a ella en todos los momentos importantes, además de haber dado la cara por ella y por el resto de su familia a lo largo de los últimos años.

Unas palabras que son un claro dardo envenenado a Kiko Rivera, quien en último momento decidía refugiarse en su casa de Castilleja de la Cuesta tras la muerte de su abuela. «Creo que hoy necesitabas un poco de nosotros porque te lo mereces. Estoy aquí para ti y de verdad que me alegro mucho de por fin de que cumplas tu sueño de casarte con Omar. Aquí me tienes, a Albertito y a mí para apoyarme en todo. No estás sola porque hay mucha gente que te quiere y yo soy una de ellas», aseveraba la joven.