Vive literalmente en el cielo de Madrid. Desde su casa se pueden apreciar las mejores vistas de la ciudad. “Me considero afortunado”, nos dice. Pepe del Real es una de las caras más conocidas de la televisión y cada mañana triunfa en Vamos a ver (Telecinco). El periodista nos abre las puertas de su hogar y nos deja transitar por los diferentes capítulos de su vida. SEMANA ha conseguido lo imposible, desarmar su lado oscuro (una broma habitual en su programa) y que nos muestre su lado más vulnerable.

Pepe del Real nos abre las puertas de su piso de Madrid

Pepe del Real nos enseña su terraza

Alberto Bernárdez

Gracias por abrirnos las puertas de tu casa.
Gracias a vosotros. Me he sentido, nunca mejor dicho, como en casa (risas).

¿Cuánto tiempo llevas viviendo aquí?
En agosto de este año haré 13 años.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención de este piso?
No hay que decirlo. Esta casa es lo que es por las vistas que tiene. Yo creo que estas vistas 180 grados de Madrid desde el cielo no son fáciles de encontrar.

Pablo Carbonell y su mujer, María Arellano

También te interesará

Pablo Carbonell se separa de su mujer, María Arellano, tras cerca de dos décadas juntos

¿Soñaste alguna vez con vivir en un sitio como este?
Siempre lo soñaba. Cuando llegué a Madrid me imaginaba viviendo en una casa en la que al despertarme pudiera ver la cúpula de la iglesia de San Joaquín y curiosamente, mi primer piso fue un ático enfrente de esa cúpula y el segundo piso ha sido este. Ahora me levanto, me asomo a la ventana y veo, aparte de todo Madrid, esa cúpula. Yo me considero una persona afortunada.

Pepe del Real vive en la última plante de uno de los pisos más emblemáticos de la capital de Madrid

Si pudiéramos verte por un agujerito, ¿dónde te encontraríamos la mayor parte del tiempo?
 Pues posiblemente en este sofá en el que estamos haciendo la entrevista. Es el lugar de la casa en el que más tiempo paso. Aunque también leo mucho en mi cama, me gusta la luz que tiene la habitación, me da mucha paz.

Pepe del Real nos recibe en su casa

Pepe del Real nos abre las puertas de su acogedora casa

Alberto Bernárdez

Te has convertido en una de las caras más conocidas de la pequeña pantalla, ¿haces balance de todos estos años de carrera?
La verdad es que yo me considero un tío afortunado porque he conseguido el equilibrio entre lo laboral y lo personal. No soy una persona que tenga una ambición desbordada.

la reaccion de terelu campos a la exclusiva de semana enfurece a sus jefes 13ee3020 240609121507

También te interesará

Las recomendaciones que no sigue Terelu según un experto y que son claves para recuperar su voz

¿Cuáles son tus límites?
Por encima de todo, mi familia. No permitiría nada que pudiera hacer daño a mi familia. Ellos saben cómo es mi vida.

"Llevo 25 años con mi chico. Somos una familia y por encima de todo está él", nos desvela Pepe del Real

¿Y te puedo preguntar acerca de ella?
Yo llevo 25 años en pareja con mi chico, con sus más y con sus menos, pero llevamos mucho tiempo y somos una familia y tenemos una relación estable, consolidada, que evoluciona como todas las relaciones. Por encima de todo está él.

¿Quién es Pepe del Real y por qué decidiste dedicarte a este mundo?
Yo siempre jugaba a hacer programas de televisión, pero socialmente no era lo que mi familia buscaba para mí. Yo vengo de un pueblo de Galicia, así que imagínate. Para mí todo estaba en mi imaginación.

¿Y al final cómo lograste hacer tu sueño realidad?
Mis padres eran empresarios, cada uno tenía su empresa, y ellos siempre me inculcaron la historia de estudiar Empresariales, tener un trabajo estable y, de alguna manera, continuar un poco con la tradición familiar. En ese momento, dejé la idea de estudiar Periodismo ahí aparcada, pero ya llegó un momento en el que decidí dar un paso hacia adelante. Estaba en COU y le dije a mi madre: “Mamá, mañana me voy a Madrid, voy a estudiar Periodismo y voy a buscar una universidad”. Ella siempre me ha apoyado y su respuesta fue que lo importante era que yo fuera feliz.

Pepe del Real se sincera con SEMANA

Pepe del Real posa en su comedor para SEMANA

Alberto Bernárdez

¿Tu padre se lo tomó también así de bien?
Ahí está la cuestión, porque con esa decisión que tomaba, yo rompía con el sueño de mi padre. Pero mi madre me dijo: “Papá pensará que tú tienes que ser lo que tú quieras ser”. Yo creo que ellos se pensaban que estaba loco (risas). Nosotros somos gente más de provincias y no teníamos ningún tipo de contacto con los medios de comunicación. Pero al final me vine aquí, estudié la carrera en una universidad privada, me apoyaron económicamente y yo empecé a trabajar. Primero estuve en la cadena CNN+, más tarde trabajé en Telemadrid y después ya entré en la productora de Ana Rosa.

¿Y cómo viven ellos tu éxito profesional?
Pues con orgullo. Mis padres no consumían televisión porque eran empresarios y tenían muy poco tiempo. Yo soy hijo único, aunque nunca me han tratado como tal porque mi casa siempre está llena de primos (risas). Pero sí es cierto que ahora que se han jubilado y mi padre tiene una salud delicada ven mucho más la tele y mi madre me hace los mejores resúmenes. Si tuviera un programa propio, sin duda la traería de opinóloga.

"Me gusta la Ana Rosa que veo ahora. Vivía en la zona de confort y se ha mudado a lo inesperado", nos dice

¿Cómo ves a Ana Rosa en TardeAR?
Pues me gusta mucho la Ana Rosa que veo ahora. Ella vivía instalada en una zona de confort, por decirlo de alguna manera, y se ha mudado a lo inesperado. Y a veces, mudarse no es todo lo fácil que uno puede llegar a imaginar. Poco a poco irá haciendo suya la franja. Además, estando bajo la batuta de Xelo Montesinos es imposible que eso no acabe sucediendo.

Pepe del Real posa en su casa para SEMANA

Pepe del Real se sincera con SEMANA

Alberto Bernárdez

Llevas con ella casi desde los inicios.
Yo trabajé con ella en la última temporada de Sabor a ti, luego ella se fue a Telecinco y yo permanecí en Antena 3 algunos años más. Me quedé en ¿Dónde estás corazón?, que para mí ha sido, sin duda, mi escuela en el mundo del corazón y, como suele decirse, el resto ya es historia.

De lo que llevas trabajado, ¿cuál ha sido el momento que más te ha impactado?
A mí me tocó cubrir la muerte de Rocío Jurado. Esos fueron mis primeros directos en televisión y lo viví como algo único porque todo el país se paralizó.

¿Cómo has vivido este lío que ha habido en Telecinco?
Todos teníamos incertidumbre de dónde íbamos a estar y si nos íbamos con mamá o papá, es decir, con Ana Rosa o Joaquín Prat. Finalmente me quedé por la mañana y muy feliz porque estoy con Óscar de la Fuente, que es mi amigo y mi director, un tío con el que se trabaja muy bien. También estoy con Adriana Dorronsoro, que aparte de ser amiga es casi familia, porque su tía es mi mejor amiga (risas).

¿En qué momento vital te encuentras ahora mismo?
Pues en el mejor. Mi familia tiene salud, emocionalmente voy bien y laboralmente me encuentro estupendamente

"Joaquín Prat es el actual rey de la mañana. Para mí es uno de los periodistas más completos", dice Pepe del Real

Pepe del Real es uno de los mejores colaboradores de televisión

Pepe del Real nos recibe en su casa

Alberto Bernárdez

¿Se puede decir entonces que te encuentras feliz en Vamos a ver?

Muy feliz. Creo que en el programa hay un equilibrio perfecto. Joaquín Prat es un maestro, de verdad. Es un profesional y una persona de la que nunca dejas de aprender. Y con los compañeros con los que comparto sofá opino lo mismo. Eso sí, hay gente con la que tienes más afinidad y otra con la que menos.

¿Qué tal es trabajar con Joaquín Prat?

Joaquín es el actual rey de la mañana. Para mí es uno de los periodistas, presentadores y comunicadores más completos. Es un crack. Controla la actualidad como pocos y lo mejor de todo es que sabe y entiende muy bien el espectáculo. Se nota que ha hecho de todo. Aunque a veces parezca serio, no sabes las risas que nos echamos con él durante las publicidades.

Pepe del Real posa desde su terraza

Pepe del Real nos enseña las impresionantes vistas de su casa de Madrid

Alberto Bernárdez

¿Qué no perdonas?
La traición. Tengo un defecto y es que me cuesta perdonar. Yo soy una persona que soy confiado por naturaleza, que se abre mucho, pero si tú me traicionas va a ser muy difícil que te perdone.