Su noche más loca tuvo lugar en la época en la que trabajaba en ‘7 vidas’. Con el dinero que ganó en la serie se compró un piso y montó una fiesta que acabó en desalojo.


Este martes, Paz Vega ha visitado ‘El Hormiguero 3.0’ para presentar su último trabajo cinematográfico: una película que se estrenará en los cines próximamente y que leva por título ‘La casa del caracol’. La sevillana, acompañada de Javier Rey, coprotagonista de la cinta, ha charlado con Pablo Motos sobre el confinamiento, su familia, los años que vivió en Hollywood o la importancia de ir al cine a pesar de la pandemia. «El cine es seguro. Animo a la gente que vaya a ver películas». Poco a poco estamos volviendo a esa ansiada normalidad», decía. Ha reconocido que a veces siente miedo a la crisis sanitaria, pero cree que hay que superarlo e intentar seguir adelante: “Todavía lo tengo, me parece muy valiente hacer una película ahora y todavía la gente tiene miedo a ir al cine, pero la cultura es segura y hay que levantar esas salas de cine”.

La gran fiesta de Paz Vega en su piso de Madrid

En su visita al programa de Antena 3 también tuvo tiempo de contar alguna anécdota. Como la que vivió años atrás, tras cosechar sus primeros éxitos como actriz. «Me fue bien en la serie, en ‘7 vidas’ y me pude comprar un apartamento estupendo en el centro. Y para inaugurarlo empecé a llamar a gente. Y todo el mundo me decía que sí. De repente estaba en mi casa un montón de gente, como Santiago Segura, el Gran Wyoming… No te voy a decir más nombres. Ese día llegó la policía a mi casa como a las 4 o 5 de la mañana. Les pedí a ellos que salieran a negociar. Yo dije: abridle la puerta vosotros y aplacad a las fieras. Y nos tuvimos que ir al final», decía, divertida.

Antena 3

Otro destacado momento que ha contado Paz Vega ha sido el debut de su hija Ava Salazar como actriz. La niña participa en el último largometraje de su madre. «¿Cómo ha sido rodar con tu hija Ava?», le ha preguntado el presentador. “Una experiencia preciosa, tiene 11 años, ha sido muy bonito. No podía evitar guiarla un poco”.

“Quiero que se dedique a lo que ella quiera, es muy pequeña todavía. Yo se lo recomendaría porque es el trabajo más bonito del mundo», añadía. Emocionada, reconocía que le hace muchísima ilusión que su hija siga sus pasos en el mundo de la interpretación: «¡Cómo no me voy a emocionar si mi hija quiere dedicarse al trabajo que tanto amo!”.

Recuerda los años que vivió en Hollywood

De sus 14 años viviendo en Los Ángeles ha aprendido a conocer a fondo cómo funciona la industria del cine en Estados Unidos. “Antonio Banderas lo define como la estrella del árbol de Navidad, que tiene escarcha por delante y cartón por detrás, y así es”, explicaba.

SEMANA

Paz Vega, muy activa en las redes sociales, es una mujer sin pelos en la lengua. Por eso, a raíz de la emisión del documental de Rocío Carrasco no dudó en posicionarse a favor de esta y criticar duramente a Antonio David Flores. «Esta es la imagen de un maltratador. Sí. Un MALTRATADOR», escribía en su cuenta de Instagram, haciendo referencia al malagueño.

«Alguien que lleva viviendo de un cuento inventado por él, 25 años, destrozando la vida de una mujer hasta el punto de casi conseguir su objetivo, matarla. Pero la fuerza de su víctima es mucho mayor porque se basa en el amor infinito que como madre que da vida, siente por sus hijos…», proseguía. «Y de ahí ha sacado la fuerza necesaria para desenmascarar a su verdugo con el alma rota y el corazón en la mano. Esas lágrimas de dolor profundo, infinito, de Rocío, no se pueden fingir. Solo espero que esto la libere un poco e ilumine su camino en el futuro», sentenciaba.

Así ha defendido a Rocío Carrasco: «Basta de poner el foco en la víctima»

En su ataque al excolaborador de ‘Sálvame’, añadía: «Y este sujeto llamado Antonio David Flores es un MALTRATADOR de libro aunque la justicia llegue tarde y siga sin estar preparada para afrontar casos como este de violencia de género. Seguimos desprotegidas ante la ley y ante el juicio moral y la duda razonable al que nos vemos enfrentadas por parte de una sociedad patriarcal y machista cuando decidimos dar la cara y denunciar. Tantas mujeres reflejadas en el espejo de Rocío, tantas víctimas que son revictimizadas…»

«Y sí la foto es de él, porque las heridas de ella y toda su amargura ya se están mostrando hasta la saciedad. Basta de poner el foco en la víctima. Basta de hablar de mujeres violadas, hablemos de violadores. Basta de hablar de mujeres maltratadas, hablemos de maltratadores. Basta de hablar de mujeres asesinadas, hablemos de asesinos… Cuando cambiemos este discurso que evita nombrar la causa y el origen de esta lacra, empezará a cambiar nuestra manera de afrontar la violencia de género. Fuerza Rocío, de aquí para arriba», zanjaba.