Un mes después de la muerte de Antonio Juan Vidal, Paz Padilla y su hija, Anna Ferrer, vuelven a hacerle un especial homenaje en la playa de Zahara de los Atunes, Cádiz.


El pasado 18 de agosto se cumplió un mes de la muerte de Antonio Juan Vidal, el marido de Paz Padilla. Ha sido un mes muy duro para la presentadora de ‘Sálvame’, que continúa de retiro para recuperarse del dolor que siente tras la pérdida de su marido. «Ahora estoy de retiro, atravesando el desierto más duro de mi vida, donde solo veo piedras en el camino. Él me ayudará a encontrar mi destino. Soy un animal herido, pero avanzando», escribía el 26 de julio en su última publicación de Instagram hasta el momento.

Paz Padilla se ha refugiado en su hija, Anna Ferrer Padilla, en estos momentos tan complicados. Madre e hija dieron el último adiós a Antonio Juan Vidal en Zahara de los Atunes, en Cádiz, donde decidían quedarse para pasar este duelo. Poco después, tomaron la decisión de disfrutar de unos días de desconexión en el norte de España, en Cantabria, desde donde Anna Ferrer compartía una imagen de su madre.

Pues bien, ya de vuelta a Zahara de los Atunes, donde pasarán lo que queda de verano, la joven ha querido compartir con sus seguidores el nuevo homenaje que han querido hacerle a Antonio Juan Vidal, que es el mismo que le hicieron horas después de que celebraran la misa funeral en la iglesia de la localidad gaditana.

Un nuevo homenaje a Antonio Juan, un mes después de su muerte

En la misma playa donde hicieron el primer homenaje, Paz y su hija Anna han querido volver a tener un detalle con Antonio Juan Vidal repitiendo lo que hicieron hace un mes. Poner una de sus canciones favoritas mientras disfrutan del atardecer en Zahara de los Atunes, donde precisamente surgió su amor con la presentadora de televisión.

Anna Ferrer mantenía una relación especial con Antonio Juan

Ha sido Anna la encargada de compartir este bonito y especial momento con sus seguidores en las redes sociales. Hay que recordar que la ‘influencer’ mantenía una relación muy especial con el marido de su madre, al que trataba como un padre. Así lo dejó claro Paz en uno de los mensajes poco después de que muriera.

«Podías haber huido como hicieron otros (por cobardía), pero tú amor hacia él, tu amor hacia mí, ha sido tanto… que amortigua un poco mi dolor y me calma, porque sé que harás por mí lo mismo que hicimos por él, acompañarle hasta su último aliento con una sonrisa, deseándole el mejor de los viajes y diciéndole gracias por ser el padre que me hubiera gustado tener. Mi guerrera de la vida!!!«, le decía agradecida Paz a su hija por su actitud durante los días tan complicados que pasaron antes y después de la muerte de Antonio Juan Vidal, pero lanzando un pildorazo a la figura del padre de su hija.