La cantante Paloma San Basilio regresa con un nuevo disco bajo el brazo, motivo por el cual se reúne con SEMANA para hablar sobre aspectos íntimos de su vida: ¿Por qué está soltera? ¿Cómo es su relación actual con su hija?


Nació en Madrid, se crio en Sevilla y triunfó en América. Todos saben quién es Paloma San Basilio, pero muy pocos la conocen realmente. Durante años, la discreción en lo que se refiere a su vida personal y sus sentimientos ha sido su máxima. “Hay cosas de las que prefiero no hablar”, confiesa a SEMANA. Estos días publica ‘Más cerca’, su disco más personal, o como ella mismo nos dice, “la banda sonora de mi vida”.

Paloma San Basilio saca la cara por Plácido Domingo: esta es su versión

Nos hemos sentado a conversar con esta mujer, quien no se siente como la gran estrella que es. Nos habla de la relación con su hija, de su faceta de abuela, de sus miedos y de cómo se siente en estos momentos…

7 años de ‘retiro’ desde tu último disco en 2012. ¿Dónde has estado?

En estos años hice los discos de Los Chicos del Coro, musicales como Sunset Boulevard, he dedicado tiempo a pintar y he escrito dos libros.

Y ahora llega Más cerca…

Es mi disco más personal y cercano. Es un recopilatorio de los temas que considero la banda musical de mi vida. Quiero que la gente sepa quién soy y qué me está pasando a través de este disco. Tiene que ver con las emociones y mis estados de ánimo.

En el disco hay un tema escrito por tu hija y otro que ella interpreta…

Sí, mi hija compuso para mí Te encontraré, que es una historia de encuentros y desencuentros entre madre e hija. Y además canta la famosa Let it be. Me apetecía mucho que su voz se escuchara en el disco.

América te adoptó como una de las grandes. Allí pasarte mucho tiempo trabajando, ¿te arrepientes de no haber pasado más tiempo con tu hija en aquellos años?

Arrepentirme no sirve de nada. Pertenezco a una generación que tuvo que hacer todo desde cero. Tenía que sacar a mi familia y a mi hija adelante y no tenía elección. El mundo se abría ante mí, tenía que trabajar y aprovechar esas oportunidades.

¿Te ha reprochado tu hija alguna vez tus ausencias?

No. Mi hija me entiende y ahora, que es madre y mujer trabajadora, me agradece todo lo que hice por ella. Entiende lo que tuve que hacer. Ahora paso muchos meses con ella en Estados Unidos, en Los Ángeles, que es donde vive.

¿Quiénes han sido las personas de tu vida?

Mis padres, por supuesto, que me apoyaron desde el principio y me dieron alas. Pero también mi hija, mi hermana, mis nietos y otras muchas personas a las que no voy a nombrar, pero que saben quiénes son.

¿Cómo es Paloma San Basilio como abuela?

Soy una abuela muy normal. Tengo dos nietos, de 20 y 16 años, que son mi gran debilidad. Los nietos son una segunda oportunidad que te da la vida para ser madre, pero elevada al cuadrado. Ahora tengo mucho más tiempo para estar con ellos y lo disfruto al máximo. Hablo mucho con ellos y me enseñan muchas cosas, sobre todo de las nuevas tecnologías.

¿Ellos son también fans de tus canciones?

Sí, las conocen, aunque la verdad es que no las escuchan en el día a día.

¿Cómo está ahora tu corazón? ¿Tiene dueño?

No tengo novio, no puedo tenerlo a estas alturas de mi vida. La vida de pareja es para una etapa determinada y yo ahora soy incapaz de llevar una vida en pareja. Soy demasiado independiente. Soy un alma libre.

¿Cómo te ves dentro de diez años?

No tengo ni idea. Yo vivo el momento… y ¡trato de sacarle partido al presente.

Ahora que vuelves a la escena pública… ¿cómo llevas las críticas?

La verdad es que no les doy mucha importancia. No soy de las personas que buscan y leen lo que se escribe de ella. Sé que no le puedo gustar a todos y acepto a quien no le guste, siempre que sea con respeto.

¿Cuál ha sido tu mejor etapa personal?

La de ahora. Yo no miro atrás, ni para coger impulso. La adolescencia es una etapa muy dura, llena de confusión y de conflictos en la que no sabes quién eres y nadie te enseña. Si tuviera que retroceder, volvería a la infancia, porque fue preciosa.

¿La muerte de tu madre fue la cachetada más dura que te ha dado la vida?

He tenido muchas pérdidas en mi familia y es difícil resumirlo en una sola. Esas pérdidas me han mermado muchísimo porque me han dejado muchos vacíos. Por eso quiero tener cerca a la gente que quiero: a mi hija y mis nietos, que rellenan muchos de esos huecos.

Durante años has creado un búnker en torno a tu vida que nos ha evitado conocer a la Paloma persona ¿por qué?

Nunca he sido una artista farandulera. No soy de ir a fiestas y yo solo doy entrevistas cuando tengo algo que contar. No me importa hablar de mí, pero hay cosas de las que prefiero no hablar. Y, por supuesto, nunca lo vendería. Respeto a quien lo hace y no lo juzgo, pero cuando cruzas esa línea es muy difícil poder parar lo que viene, porque el público siempre va a querer más.

¿Qué te queda por hacer?

No sé lo que la vida me depara ni lo que yo seré capaz de sacarle. Qué maravilla ¿no?

¿Tienes miedo a la muerte?

A la muerte no. Pero la verdad es que me da mucho miedo irme y dejar desprotegidos a los míos. Me siento aún muy útil y tengo todavía mucho que dar.

¿Qué legado querrías dejar?

Lo que quiera el público. Si alguien quiere acordarse de mí o piensa que formé parte de la historia de la música, está bien. Pero no tengo intención de dejar un museo con mis cosas. No tengo necesidad de trascendencia. Si mis premios y mis vestidos sirven para algo benéfico, pues genial, pero no necesito alimentar mi ego.