Estse miércoles, Pablo López ha sido uno de los invitados al programa de ‘El show de Bertín’, en Canal Sur. Allí se ha sincerado sobre algunos aspectos de su vida


Pablo López ha sido uno de los invitados del último programa de ‘El show de Bertín’, en Canal Sur. Bertín Osborne logra conseguir que sus invitados se abran en canal y cuenten los aspectos más desconocidos hasta ahora. Pablo López, que no es muy dado a hablar sobre su vida personal, en esta ocasión ha hecho una excepción y ha hablado del episodio de la muerte de su padre, Alberto, quien le abandonó siendo un bebé. Un momento muy duro que el cantante ha recordado y que no ha podido emocionarse.

Pablo Motos confiesa como se siente tras la muerte de su padre

Hace ya unos años, concretamente en el año 2018, Pablo López concedía una entrevista a El País donde habló de la falta de su madre, que se marchó de su casa cuando él todavía era un bebé con cinco meses: «Esa falta ha sido siempre mitigada con humor. Mi padre nunca me causó ningún trauma, cuando estaba con él estaba siempre bien», confesaba al citado medio. Ahora, ha vuelto a hablar sobre ello, sin ningún tipo de rencor: «Me recogía con el coche y me decía siempre escucha esta canción… Era una persona maravillosa».

Canal Sur

Pablo López recuerda los momentos con él siempre con «una risa constante» y lo describe como un hombre «muy especial, muy cariñoso a su manera también e inteligente«. Además, el artista ha asegurado que es una persona con la que «cada vez me llevo mejor. Él no está, pero está de otra manera», le confiesa visiblemente emocionado al presentador. Hay que recordar que su progenitor falleció en el año 2014. «Según me dice mi madre tengo mucho de él», dice muy emocionado.

El artista está muy unido a su madre

No solo ha querido recordar la infancia con su padre, también con su madre, Lola: «Esta es la jefa», anuncia. «Es un ser humano al que cada día le tengo más respeto, evidentemente hay que respetar a tu madre. Nunca me ha castigado, nunca me ha regañado, pero lo peor de todo que me podría pasar en la vida sería decepcionarla», cuenta Pablo. «Mi madre tuvo mucha paciencia conmigo de pequeño. Siempre he pensado que era más dócil yo de lo que me estoy dando cuenta por las historias que me cuenta mi madre», confiesa. Y añade: «Mi madre siempre ha sido muy tranquila pero ahora cuando intento debatir como adulto de algo con ella en casa siempre me para los pies. ‘Aquí la que te he parido he sido yo'», dice.

«Yo creo que era un niño muy cariñoso, muy intenso… estaba todo el rato preguntándole por todo. ‘¿Por qué venimos?’, ‘¿A dónde vamos?’. Me crié con viejos», estaba contando Pablo cuando de repente entró al plató su madre, Lola, quien quiso acudir para darle una bonita sorpresa a su hijo.