Ortega Cano acaba de inaugurar un nuevo negocio y ha contado con el apoyo de su familia.

Los viandantes de la zona norte de Madrid, se sorprendieron viendo al popular grupo de buzoneadores formado por Ortega Cano, Gloria Camila, José Fernando y Rocío Flores, introduciendo publicidad en los buzones de las casas. El torero acaba de abrir un nuevo negocio: la residencia canina Sit Can, y está contando con el apoyo de su familia.

¿Colaboras en todas las fases del negocio dedicado a tu centro canino?
Soy una persona trabajadora, luchadora, he invertido en Sit Can un dinero y mi tiempo… Y claro que se me puede ver repartiendo publicidad y no se me cae ningún anillo.

Te acompañan tus hijos.
Claro, mis hijos están conmigo porque somos trabajadores y gente natural.
«El negocio es mío»

¿Es este el negocio que le pones a José Fernando?
El negocio es mío. Siempre he sido muy amante de los animales, de hecho la primera vez que toree en mi vida fue a un perro, un pastor alemán que tenía en casa… Ahora estoy encantado de entrar en este campo con un grupo de profesionales del tema.
Se ve muy involucrados a tus hijos en el proyecto.
Ellos, lógicamente, siempre estarán en cualquiera de mis proyectos, apoyándome e interviniendo. Porque hay que trabajar en la vida… Aunque ellos tienen cada uno sus ocupaciones, sacan tiempo.

Ortega Cano ha invertido en una residencia canina: Sit Can.

Os acompaña Rocío Flores.
Sí, ha sido casual. Ella no tiene que ver con el centro y está estudiando otra cosa. Había venido a pasar unos días aquí con su tía Gloria y nos ha acompañado.

José Fernando no tiene ahora nada, ¿será tu socio?
De momento, él está cumpliendo otros objetivos y llevándolo bien. Ahora nuestras miras son que su situación alcance los niveles óptimos y que dentro de un tiempo pueda adaptarse a un trabajo. Pero, por ahora, José Fernando está bien donde está.

Se le ve muy recuperado…
Y lo está. Va muy bien y está fenomenal.

¿Cómo ves a Gloria?
Es una buena chica. Estudia Diseño en la misma universidad que Ana, y aunque hace a la vez algunas cosas para televisión, me gustaría más que siguiese con la moda, que es una profesión en la que si alcanzas un buen nivel, tienes el futuro asegurado.

Rocío Flores ha colaborado en el buzoneo que Ortega Cano y sus hijos han hecho para promocionar la residencia canina.

¿Qué dice de tu nuevo negocio José María junior?
Él está feliz, porque los perros son su locura, en casa tenemos tres.

¿Le ves torero?
No. Va más por el fútbol y por la música. Canta y toca la flauta y el piano, va a clases con Rita Irasema, la hija de Miliki. Por ahora le entretiene más que móviles y ordenadores y yo lo prefiero, ya tendrá tiempo para la tecnología.

¿Qué le pides ahora a 2018?
Salud, que es uno de los factores más importantes.

¿Lo haces pensando en José Fernando?
Sí, en él; también en mí.

¿Cómo sigue tu corazón?
Estoy bien, gracias a Dios. Llevo una vida muy ordenada: hago mucho deporte, me cuido mucho en las comidas y no tomo nada de alcohol.

Junto a Ana María Aldón, Ortega Cano lleva una vida tranquila y retirada de los ruedos.