El cantante de Pan Bendito ha viajado a Laponia con Jesús Calleja. Allí ha hablado de sus orígenes humildes, del bullying que sufrió en su infancia y del pastizal que gana ahora: «Más de seis cifras».


El cantante Omar Montes y Jesús Calleja han viajado juntos a la Laponia sueca. En su encuentro con el aventurero en tierras tan gélidas, el cantante ha hecho un repaso sobre su biografía y su carrera artística. Así, ha recordado que «me ha tocado una vida difícil, en el barrio», pero ahora disfruta de las mieles del éxito. Y es que es el cantante con más descargas del momento. «Tengo 15 discos de platino en un año. Todas las canciones que he hecho hasta ahora han sido un hit», se ha jactado. Incluso ha revelado que las compañías discográficas le ofrecen «sumas millonarias, millones de euros». 
El de Pan Bendito, de momento, prefiere ir por su cuenta. Tiene muy claro el camino a seguir. «Creo mucho en las energías y creo mucho en Dios y cuando haces cosas buenas, Dios hace cosas buenas por ti. Creo mucho en Dios y creo que todos estamos en esta vida por algo. Mi cometido es hacer mover el esqueleto a la gente», ha confirmado.

«Me molan las joyas y los coches»

«¿Estás ganando pasta?», ha sido una de las primeras preguntas que Calleja le ha hecho, antes de partir de excursión. Este respondía: «Gracias a Dios, sí. Tengo para comer, que es lo importante». El de León puntualizaba que sus ingresos eran bastante superiores a tener solo para comer. «Siempre me han gustado los coches y las joyas. Yo veía a los reggaetoneros de la época con los Lamborghini y veía a los de España más normalitos. Y pensaba: ‘Yo también quiero mis joyas y mis coches. Me mola un huevo«, admitía.
«He pasado hambre. He tenido una situación muy complicada», ha contado el ex de Chabelita Pantoja.. «Tuve un hijo muy jovencito, con 23 años. Entonces no tenía trabajo, no tenía mucha oportunidades… Si pudiera volver atrás hay cosas que no hubiera hecho… O sí, porque ver pasar hambre a mi hijo…», admitía. Omar Montes ha llegado a robar pañales para su hijo. «No es algo de lo que esté orgulloso, pero ver pasar hambre a mi hijo eso no va pasar». Ahora gana «cifras de más de seis números», pero sigue viviendo en el mismo sitio donde se crió: «Vivo en el mismo barrio, en el mismo sitio de toda la vida».
El tema del dinero ha sido un asunto bastante recurrente en las conversaciones entre el presentador y su invitado. «Por más dinero que uno gane no se debe olvidar de dónde viene. Me he comprado algunas casas, algunos chalets, pero me gusta mi barrio», ha manifestado el artista. «Has pasado de la nada, de pasar hambre, a manejar ese dinero», le decía Calleja. Omar Montes le respondía: «La humildad es la clave del éxito. Por más dinero que ganes, no importa. Lo importante es la humildad… te salva. El dinero no te da la felicidad. La salud, sí».

«Me decían «gordo de mierda» porque era gordo y moro»

De su familia ha hablado de las personas más importantes para él: «Mi padre es árabe y mi madre española. Fue madre muy joven. Mi padre es de Irak. Se separaron muy jóvenes y me he criado con mi abuela. Mi familia está en Marruecos por la guerra que hubo allí… Ahora estamos conectados, hablamos mucho». Creció junto a su abuela, a la que adora. «Doy la vida por mi abuela. Igual en vez de yo estar de pequeñito jugando con los juguetitos to estaba buscándome la vida y me juntaba con malas compañías que eran malas. Mi abuela no podría darme dinero para el bocadillo. Ella me metía un poco de pan. La pobre hacía de tripas corazón. No tenía ni un euro para darme».
Cuatro
Al rememorar su infancia ha vuelto a hablar del bullying que sufrió de pequeño: «Todos los niños se reían de mí y me decían «gordo de mierda» porque era gordo y moro. Ahora pretenden ir a mis conciertos gratis. Pero como los seres de luz no odiamos, los invito. Es mejor no guardar rencor».

A lo largo del viaje que han compartido juntos, Omar Montes y Jesús Calleja han visitado Gammelstad, una aldea del siglo XV, patrimonio de la humanidad. También han estado en localidad de Harads, y en Jokkmokk, centro de la comunidad sami de Suecia, pueblo autóctono de Laponia y una de las culturas más antiguas del mundo. También han probado dos coches de rally. Una experiencia que no le ha gustado nada al madrileño. ¡Hasta se ha desmayado al ir de copiloto con Calleja! También han cruzado el Círculo Polar hasta llegar a Jukkasjärvi, hogar del célebre Ice Hotel, donde el artista pasó la noche en una habitación de hielo a ocho grados bajo cero.

A pesar del don de gentes y del gracejo del que presume Omar Montes, a Calleja a veces le costaba encontrar al hombre detrás del personaje: «Te miro y no sé si me estás tomando el pelo constantemente». En otro momento de su viaje, cuando su invitado le decía que quiere ser «presidente de gobierno», le espetaba: «Nunca sé cuando vas en serio o cuando es de verdad». Asimismo, ha resultado evidente que el cantante no destaca por su espíritu aventurero. «Eres muy de ciudad, todavía no asimilas bien los sitios donde estás», le reprochaba con respeto Calleja. E insistía: «Voy a conseguir este objetivo: que te atrape la naturaleza. Omar no ocultaba que el campo no va para nada con él: «Aquí vas caminando y no ves una heladería ni nada».
Omar Montes Isabel Pantoja Idol Kids
Foto: Mediaset

Como no podía ser de otra manera, al final del espacio han hablado de Chabelita y de  Isabel Pantoja. Omar Montes y Chabelita mantuvieron una relación sentimental que comenzó en el año 2018. «Es una persona normal, quitando el nombre y lo mediático. Es una niña normal. Ella venía a mis conciertos y un día haciéndome una foto con ella nos dimos por teléfono», ha contado. «De mi vida privada tengo poco que contar», aclaraba. Cuando Calleja le ha preguntado por la tonadillera ha lanzado, orgulloso: «Ella ha dicho que soy su yerno favorito».

Te interesará saber...

?

¿Cuántos hijos tiene Omar Montes?

El cantante tuvo a su único hijo en 2012, también llamado Omar, fruto de su relación pasada con Nuria Hidalgo