Después de todo lo que se está hablando de la polémica entre Kiko Rivera y Anabel Pantoja, ahora se conocen nuevos datos sobre el enfado del dj. Y sí, tiene que ver con su visita a Cantora y lo que habló con su madre, Isabel Pantoja.


La polémica en el clan Pantoja continúa. Hace ya casi una semana que Anabel Pantoja celebraba su boda con Omar Sánchez en La Graciosa, las Islas Canarias. La visita de Kiko Rivera a Cantora tras la muerte de su abuela, Doña Ana, hacía que finalmente decidiera no asistir a la boda de su prima. Durante estos días se han desvelado los motivos que le llevaron a no querer acudir.

Ahora se han conocido nuevos datos que explican por qué Kiko Rivera no se habla con su prima. Beatriz Cortázar ha querido explicar en ‘El programa de Ana Rosa’ ha confirmado que lo que ocurrió en la boda y la famosa conversación que tuvo el dj con su madre, Isabel Pantoja, en Cantora no es lo único que ha llevado al dj a no hablar a su prima o dejarla de seguir en las redes sociales.

Según le explican fuentes al dj, hay otro asunto importante que ha llevado a Kiko a tomar la decisión: «Me cuentan que cuando Kiko tuvo un problema de salud debido a una operación que se hizo para adelgazar, la implantación de una banda gástrica, él tuvo problemas…». Esta operación causó al dj algunos problemas que le obligaron a pasar por el hospital «y realizarse algunos ajustes». Sin embargo, en ese momento en el que Kiko estaba tan mal con su madre «según me comentan, Anabel Pantoja tendría que haber sido la encargada de hacer llegar esta situación a Isabel Pantoja«, explica Cortázar.

Kiko Rivera tiene otro motivo por el que no se habla con su prima

Kiko Rivera
© Montaje realizado por SEMANA.

Una vez que Kiko Rivera viajó de La Graciosa a Cantora después de un año y medio sin tener ningún tipo de relación con su madre, el dj mantuvo una conversación con la tonadillera. Además de abrazarse y llorar por todo lo que había ocurrido, madre e hijo encontraron el momento perfecto para hacerse algunas confesiones. Kiko le reprochó a su madre que por qué no se interesó cuando estuvo mal durante la operación. Isabel Pantoja fue sincera con su hijo y le desveló que «no tenía ni idea, nadie le había informado de nada». 

En ese momento, Kiko Rivera se acuerda de su prima, que debería de haber sido, según él, la que debió informar a Isabel del estado de salud de Kiko: «Aquí es donde entraría el papel de Anabel, que según mis fuentes no hizo lo que Kiko esperaba que hiciera, siendo la mensajera con su madre», dice Cortázar. Además, la periodista matiza: «Se supone que Kiko se lo pidió, que se lo dijera a su madre para ver si reaccionaba o no en una situación de salud, saliendo de la guerra económica». Y parece que Anabel prefirió no dar el paso de informar a Isabel Pantoja.