Nerea Garmendia ha sorprendido a todos sus seguidores el día de los Reyes Magos con una sorprendente confesión sobre su estado de salud. La actriz ha revelado que Melchor, Gaspar y Baltasar han pasado por casa para dejarle sus regalos bajo el árbol. Este año, ha recibido un sorprendente regalos: ¡Los oídos! Hay que matizar a que se refiere. Y es que Garmendia ha confesado que padece de una enfermedad auditiva y que por ello tiene que llevar audífonos: «Los Reyes me han regalado ¡LOS OÍDOS!», ha dicho antes de explicar lo que le ocurre. «Tengo una pérdida de audición de un 33% y aunque oigo la vida, no entiendo las conversaciones», ha continuado explicando antes de desvelar la enfermedad que padece.

Hipoacusia neurosensorial bilateral, la enfermedad que padece Nerea Garmendia

Nerea Garmendia ha desvelado el problema de salud que padece: «Tengo hipoacusia neurosensorial bilateral, no oigo bien los agudos, por eso necesito audífono», ha confesado a través de sus redes sociales, donde acumula más de 110.000 seguidores en su perfil de Instagram. La actriz ha querido lanzar un mensaje a todos ellos para que cuiden del estado de salud de los oídos: «Si sentís que no entendéis bien las conversaciones, que no oís bien, acudid al especialista. No sólo para mejorar vuestra calidad auditiva (y de vida) sino para controlarlo y que no vaya a más», ha dicho.

Redes sociales
Redes sociales

Pero, ¿qué es esta enfermedad? ¿Por qué se provocada? ¿Cómo es el tratamiento? Te contamos todo sobre la desconocida enfermedad que sufre la popular actriz. Tal y como nos aseguran los médicos especialistas desde el centro médico GAES, «la hipoacusia neurosensorial supone una pérdida auditiva que puede deberse a dos problemas diferentes: pérdida sensorial que afecta al oído interno o bien al nervio auditivo. En ambos casos, el sonido se transmite correctamente a través del oído externo y medio. La limitación se localiza en el oído interno», nos cuentan.

Las causas y el tratamiento a la enfermedad

La causa principal de la pérdida de audición neurosensorial es el daño «que sufren las células ciliadas o las terminaciones nerviosas de la cóclea. El resultado es una reducción en la percepción de la intensidad y calidad de sonido», aseguran. Aunque la causa principal es el envejecimiento, existen otros factores a tener en cuenta. Uno de ellos es que puede ser congénita e incluso detectarse desde el nacimiento (ya sea por carga hereditaria o por un desarrollo anormal en las etapas de gestación del feto».  También puede ser provocada por los traumatismos, la exposición a ruidos elevados, el síndrome de Ménière y la meningitis. También los medicamentos ototóxicos pueden desencadenar este tipo de pérdida auditiva.

Una vez diagnosticada la enfermedad, la solución más recomendada son los audífonos, la opción que ha elegido Nerea Garmendia. Es lo más habitual en los casos leves o moderados. En casos más complicados, es posible que la solución pase por un implante osteointegrado, que traslada el sonido directamente al oído interno en forma de vibraciones y sin forzar el conducto auditivo.