La mención en ‘Sálvame’ de la familia de su prometido, Omar Sánchez, ha hecho estallar a la colaboradora: «¡Se acabó! Esto no me compensa».


Anabel Pantoja ha vuelto a ser protagonista de ‘Sálvame’. Desde que se reincorporó al programa tras una larga temporada de baja, la colaboradora está acaparando un montón minutos de emisión cada tarde. El motivo: su reciente posado desnuda sobre la nieve, su enfado ante las críticas recibidas por su aspecto físico o su distanciamiento con Belén Esteban. Y es que le lanzamiento de la línea de joyas de la ‘Princesa del pueblo’ ha acabado en conflicto con la sevillana, que también tiene su propia colección.

Anabel, cabreada, amenaza con irse de ‘Sálvame’

Este martes, al inicio del programa, Kiko Hernández leía un texto sobre la sobrina de Isabel Pantoja: “Anabel no está dispuesta a compartir clientes pero, sobre todo, dinero, mucho dinero. Este dinero ella no lo quiere compartir, el dinero que habría calculado que podría perder si sus compradores se dividen. Por eso ha intentado boicotearla a toda costa, Belén ahora se siente traicionada, decepcionada y dolida, tanto que se plantea no ir ni a su boda. La boicoteadora Pantoja viene para explicarnos qué ha sucedido con Belén y cuánto dinero es suficiente para romper una amistad que creíamos muy sólida”. Mientras leía el texto, Anabel dedicaba una peineta ante las cámaras. El colaborador calificaba su gesto como una “falta de educación”. Y ella, por su parte, se quejaba de que los guionistas del programa escribieran esos comentarios sobre ella: “Es muy feo lo que ha escrito sobre mí”.

Pero el ‘momento peineta’ quedaba en anécdota cuando, minutos después, Anabel escuchaba otro bombazo que la hacía estallar en pleno directo. El programa avanzaba que su prometido, Omar Sánchez, se ha pronunciado sobre su conflicto con Belén Esteban. Incluso aseguraban que la familia del canario se habría posicionado a favor de la madrileña, criticándola con dureza. Estas afirmaciones han terminado colmando su paciencia. Y, cabreada, ha abandonado el plató. «¡Si se sigue tocando esto, yo me marcho! Una cosa es que el Negro haya respondido a una llamada que yo conozco porque me la ha contado mi novio, pero dejad a la familia en paz», se quejaba.

Telecinco

«No son famosos, son anónimos y a la familia de mi novio no se le toca», decía la colaboradora, que acababa por ‘brotar’ contra el equipo por buscar «nieve» donde no la hay: «¿Hay alguna llamada más o es algo que queréis cebar para tocarme a mí el clarinete? Si esto es para tocarme el clarinete participo pero como no lo haya, es hacer daño innecesario», se quejaba.

El reportero Kike Calleja apuntaba que la dirección del programa protege a la colaboradora de lo que se dice desde Pozo Izquierdo. Sus palabras han sido la gota que ha colmado el vaso… Tan enfadada estaba que no ha dudado en intentar quitarse ella misma el micro y amenazaba con marcharse. «¡Ya te has pasado! ¿De qué me vais a proteger? ¿Yo trafico? ¿Cometo delitos?», exclamaba. «¡Se acabó! Esto no me compensa, gracias por el trabajo».

«Con mi vida personal no se va a jugar»

Kiko Hernández le pedía que no se fuera, pero ella insistía: «Es su juego para sacarme de quicio, pero a mí no me sacan de quicio, la que se voy soy yo». Finalmente Jorge Javier Vázquez, que aún se estaba preparando en maquillaje cuando Anabel estallaba, ha bajado para tranquilizarla. «No pasa nada, Anabel. Que tienes un millón de seguidores», comentaba, con ironía. Anabel respondía, indignada: «¿Qué pensáis con el millón de seguidores? Son parte de mi vida, pero es importante mi vida personal. ¡Y con mi vida personal no se va a jugar ni esto!».

Telecinco

«Lo más preciado para mí es mi familia, mi gente, y cómo se está hablando». Jorge Javier quitaba hierro al asunto: «Yo soy ahora el Negro y organiza una barbacoa en mi casa para celebrar que estoy contigo». Anabel seguía erre que erre en su cabreo: «¿Sabes lo que me ha costado encontrar a mí lo que tengo en Gran Canaria? Tengo 34 años, pero sabes dentro de mi dramatismo que vivo como una señora de 60 años. No me compensa que me estén malmetiendo y carcomiendo dentro de la barriga algo que no es real».

Las bromas de Jorge Javier para tranquilizar a Anabel Pantoja

El presentador ponía fin a la cuestión haciendo reír a Anabel: «Vamos a relajarnos. Fíjate lo que he hecho por ti. Yo hasta las cinco no pongo el contador a cero. Este cuarto de hora lo estoy regalando. Esto no lo cobro, ¿eh? Estaba en el camerino y he tenido que bajar corriendo. Esto no lo hago por cualquiera. Ya os podéis estar matando que yo hasta las cinco no empiezo. Estaba maquillándome». Sus palabras lograban hacer reír a la andaluza, que confesaba estar «más tranquila». Así que, tras decir: «Yo no me quiero ir», regresaba a su sillón. «Yo la entiendo», zanjaba Jorge Javier.