Mila Ximénez libra una batalla desde hace meses que no podrá olvidar jamás. Unos fuertes dolores de espalda alertaron a la colaboradora de que algo no marchaba bien, por lo que acudió al médico y le diagnosticaron un cáncer de pulmón del que se está tratando desde junio del pasado año. Aunque es cierto que ha tenido varios baches y bajadas de ánimo, la periodista quiere estar sana, por lo que se seguirá sometiendo a tratamientos que logren vencer al tumor que padece. Esta misma semana ha sido vista acudiendo a la clínica en la que se está tratando en compañía de su estilista y de Belén Rodríguez, dos de sus grandes apoyos. Mila está frágil, pero tiene unas tremendas ganas de vivir y, sobre todo, está agradecida con todos que le están haciendo esta etapa algo menos difícil. ¿Lo más positivo para ella desde entonces? Haber descubierto que está rodeada de un círculo muy valioso que no la deja sola ni un instante. «Estar cuidada y protegida por los míos es el mejor regalo que he recibido de esta enfermedad. Tengo docenas de manos que no me sueltan», ha dicho.

mila-ximenez-7
© Gtres.

La colaboradora de televisión está centrada en su recuperación, por lo que ni aparece en redes sociales ni tampoco da apenas declaraciones a los medios de comunicación. Estas palabras concedidas a ABC revelan que, pese a todo, Mila Ximénez está optimista. Darse cuenta de que aquellos que la quieren no la han abandonado en su peor momento es sin duda una de las mejores lecciones que le ha dado su enfermedad. Son su mejor bastón, su apoyo más férreo en el peor momento para ella. Está deseosa de volver al trabajo, sin embargo, su retorno laboral tendrá que esperar a que esté recuperada y con la fuerza suficiente para estar en plató. Mientras tanto Mila solo acude a sus revisiones, a someterse al tratamiento y a algunas comidas con su círculo más reducido. Amigos de extrema confianza, compañeros de profesión o sus hermanos son sus pilares, aquellos que no la sueltan pase lo que pase.

Vídeo: Europa Press

La periodista en su perfil de Instagram está más inactiva que nunca y es que ahora hay cosas mucho más importantes que eso. Tan solo ha vuelto para aplaudir el éxito empresarial de su amiga, Belén Esteban, con los gazpachos y el salmorejo o para incluir en la bio de su perfil una frase que ella considera importante. «Mi única biografía es seguir intentando ser mejor», ha escrito Mila en esta red social. En ella precisamente sus seguidores le postean sus mejores deseos y le recuerdan todo lo que la echan de menos en el plató de ‘Sálvame’. Para los espectadores y para sus compañeros de trabajo ella es una pieza imprescindible.