Cuando todavía no se ha resultado la demanda que Nacho Palau puso a Miguel Bosé, la expareja parece haber llegado a un acuerdo por el bien de sus hijos.


Miguel Bosé y Nacho Palau parecen haber acercado posturas a pesar de que el juicio por la demanda de doble filiación tendrá lugar a finales de este año o principios del siguiente. Mientras llega ese día, el final del curso escolar ha permitido a los hermanos ha reencontrarse después de que sus padres decidieron separarse.

Los cuatro niños han sido los principales perjudicados en toda la polémica que ha rodeado a la separación de Miguel Bosé y Nacho Palau. Sin embargo, después de unos meses sin verse, los pequeños han conseguido reencontrarse en España. Y es que el cantante ha viajado hasta nuestro país desde México con sus dos hijos, Tadeo y Diego, según publica El País.

Parece ser que este viaje a España ha sido para que los dos se vieran con sus hermanos, Ivo y Telmo, hijos de Nacho Palau, que actualmente viven en Chelva, Valencia, donde Nacho se trasladó tras la separación para instalarse en casa de su madre. Han aprovechado el final del curso escolar para que los niños, que se han criado juntos, se vieran.

Aunque están pendientes de resolver la demanda de doble filiación, parece que la expareja está de acuerdo en no perturbar la relación que hay entre los hermanos. Los cuatro nacieron por vientre de alquiler en Estados Unidos, pero Tadeo y Diego son hijos biológicos de Miguel Bosé, mientras que Ivo y Telmo lo son de Nacho Palau.

«Tras la ruptura de la relación y convivencia mantenida de forma ininterrumpida con D.Miguel Bosé Dominguín durante más de 26 años, y como quiera que han fracasado las negociaciones previas que en su evitación se han venido desarrollando, D. Ignacio Palau Medina ha encargado a este despacho profesional la interposición de las acciones judiciales necesarias para la defensa y protección de sus intereses y, fundamentalmente, los de sus hijos menores», decía el comunicado que Nacho Palau hizo público.

Desde que decidieran separarse, Miguel Bosé vive en México con sus dos hijos, Tadeo y Diego, pero Nacho Palau reclama al cantante la posibilidad de seguir compartiendo el cuidado y la educación de sus hijos, principalmente porque se han criado juntos. No hay que olvidar que Miguel y Nacho llevaban saliendo 26 años, aunque siempre han mantenido en un discreto segundo plano su relación.

Esto llevó a Nacho a poner una demandar antes los tribunales que solicitaba una doble acción de filiación con el fin de sus hijos fueran reconocidos como hijos legales de la otra parte y viceversa. Esta decisión no ha terminado de convencer al cantante, pero habrá que esperar hasta finales de año o principios del otro para ver qué decide el juez.

Mientras tanto, parece que los pequeños podrán pasar tiempo juntos este verano, gracias a sus padres, que podrían haber acercado posturas.