Acabo de regresar de República Dominicana, donde he coincidido con Miguel Ángel Muñoz, quien nos demostró a todos cómo se puede ser encantador, cercano y natural sin ser empalagoso ni parecer artificial…

mam
Miguel Ángel Muñoz, en el ‘photocall’ de la rueda de prensa de los Premios Platino.

Miguel Ángel Muñoz era uno de los tres actores españoles que asistieron a la lectura de los pre-nominados a los Premios Platino, una especie de Oscar para Iberoamérica, que este año alcanza la tercera edición. La delegación patria la completaban una encantadora Inma Cuesta, que viajó acompañada por la cantante Vanesa Martín, muy amiga suya, y Eduardo Noriega, con su mujer, este último esquivo con los medios y más que distante.

La cita era en el hotel El Embajador, uno de los establecimientos más emblemáticos de República Dominicana que vivió su máximo esplendor durante los años de la dictadura de Trujillo y ahora está a punto de ser remodelado por el grupo Barceló para adaptarlo a los tiempos. Haciendo honor al dicho de ‘quien tuvo retuvo’, el hotel acogió este importantísimo evento y sigue siendo un lugar de referencia, en el que recalan políticos, actores o miembros de la realeza, como Felipe y Letizia, que estuvieron allí en 2004. 

La noche del miércoles se celebró un cóctel al que asistieron los invitados, entre ellos Edward James Olmos, el inolvidable teniente Castillo de ‘Corrupción en Miami’ y Miguel Ángel, a quien los periodistas españoles abordamos para presentarnos. Yo mismo le recordé que la primera vez que nos encontramos fue en el festival de San Sebastián, cuando presentó ‘El palomo cojo’ de Jaime de Armiñán, acompañado por sus padres: «Era muy pequeño, tenía 10 años», nos dijo, divertido.

letizia
Felipe y Letizia, en una imagen de su estancia en el hotel El Embajador en 2004. Este cuadro está situado en un pasillo repleto de fotografías de las personalidades que han recalado en este establecimiento a lo largo de los años.

Al día siguiente tuvo lugar la lectura de los prenominados en una rueda de prensa que se extendió durante hora y media (intervinieron casi una docena de personalidades), en la que Miguel Ángel fue el encargado de desvelar algunos de los afortunados. Ya por la tarde, toda la expedición nos desplazamos al complejo Barceló Bavaro Beach Resort, un auténtico paraíso con una kilométrica playa de arena blanca festoneada por palmeras.

Un complejo de estas características se convierte inevitablemente en una especie de pueblo en el que todos acabamos por conocernos, aunque solo sea de vista, así que nos volvimos a encontrar con Miguel Ángel en varias ocasiones. La primera de ellas en una cena celebrada en una espectacular ‘suite’ con todos los invitados de los Premios Platino. El actor de ‘Un paso adelante’ al vernos se acercó a nuestra mesa y, después de saludarnos, nos contó que había estado de excursión por el centro de la isla, que había visto cómo elaboraban el chocolate de forma artesanal y que se había dado un baño que le había sentado estupendamente.

embajador
El hotel Embajador es el único que dispone en Santo Domingo de un jardín y una pisicina de estas características.

Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia y lo que nos evidenció Miguel Ángel Muñoz es que lejos de quedarse en una tumbona, agasajado a cada momento por sus anfitriones, prefirió descubrir un país que posiblemente no había visitado antes y al día siguiente se iba a marchar a isla Saona, uno de los máximos reclamos turísticos de este pequeño país caribeño.

La última noche antes de que regresáramos a España el grupo de periodistas de distintas cabeceras de prestigio que estábamos de viaje de prensa volví a coincidir con Miguel Ángel en el restaurante de la bolera del complejo. Reponiendo fuerzas antes de irse a dormir y, todo amabilidad, nos deseó buen viaje. Estaba cenando con un par de actores latinos con los que hizo muy buenas migas, como también le habíamos visto en animada charla con Inma Cuesta el día anterior.

higuey
Miguel Ángel Muñoz, en Hacienda, en el interior de República Dominicana, en una foto que ha compartido en su perfil de Instagram.

Miguel Ángel, a quien no se le ha vuelto a conocer pareja después de romper con Manuela Vellés, como el resto de los actores, disfrutó un par de días más en playa Bávaro, porque ahora está de vacaciones y preparando proyectos que fructificarán a partir de septiembre. Sin embargo, estos meses no se va a quedar de brazos cruzados y va a encerrarse a escribir un guión que, quién sabe, podría convertirse en su primer trabajo como director.

hotel
La espectacular playa del complejo de Barceló en Bavaro, muy cerca del aeropuerto de Punta Cana, a donde se puede llegar desde España en vuelo directo.

Nos fuimos de República Dominicana encantados con Miguel Ángel y con Inma Cuesta, quien nos concedió una entrevista en la que nos contagió su entusiasmo por la vida, pero también nos marchamos sin saber si Eduardo Noriega se lo había pasado bien, le había gustado la comida o si era su primera vez en República Dominicana. Otra vez será…

eduardo-noriega
Eduardo Noriega no concedió entrevistas a los medios españoles que la solicitaron.