El actor protagonizó un altercado en el aeropuerto, según ha explicado la Guardia Civil.


Micky Molina ha sido detenido en el aeropuerto de Ibiza, acusado de resistencia y desobediencia a la autoridad, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil. El actor, que llegó a la isla en torno a las 22.00 horas de este miércoles, protagonizó un altercado en el aeropuerto, según ha explicado la Guardia Civil.

El incidente sucedió cuando Micky Molina llegaba al aeropuerto y pasaba por un control de seguridad. Fue entonces cuando, según testigos presenciales, empezó a increpar a los agentes, provocando un grave altercado. No obedeció a las órdenes de las autoridades y se negó a cumplir las restricciones impuestas para evitar el contagio ante la pandemia. Esta mañana, Molina ha pasado a disposición judicial y se prevé que enfrente a un juicio rápido.

GTRES

No es la primera vez que el intérprete protagoniza un episodio con las autoridades. En el verano de 2019 fue investigado, también en Ibiza, por un delito contra la seguridad vial, por un atropello a una niña en un aparcamiento de un restaurante de Santa Eulalia. Mientras salía de un parking atrapó de forma accidental a una pequeña de 9 años.

Cuando sucedió este accidente, la familia de la joven explicó mediante un comunicado que éste «no pudo evitar que el vehículo se desplazara ligeramente hacia adelante tocando levemente a la niña, la cual, al ver que el coche se iba hacia ella, se echó al suelo, causándose como consecuencia algunos arañazos en las rodillas al rozar con arena y asfalto».

Así ha hablado del atropello a una niña de 9 años: «Me cambió la vida»

Según expresaron los padres de la pequeña, «Miguel nos pidió reiteradas veces perdón muy compungido y tras el incidente se ha puesto en contacto con nosotros cada día para interesarse por el estado de la niña, pidiendo constantemente disculpas y lamentando lo sucedido».

Tras lo sucedido, Micky Molina confesaba que aquel episodio fue un duro trago. «Me cambió la vida», ha reconocido. «Soy incapaz de hacer daño a un niño. Son lo único puro que hay en el planeta, son lo más importante en mi vida», insistía.

GTRES

Micky Molina, de 57 años, es el sexto de los ocho hijos del mítico cantante y actor Antonio Molina. Es hermano de Ángela, Paula, Mónica y Noel y tío de Olivia Molina. Tiene cuatro hijos: Andrea, nacida de su relación con la actriz Lydia Bosch, Clara y Adrián, nacidos de su relación con la modelo Kirsa van Pallandt y Antonio, nacido de su relación con la islandesa Katrin Olafsdóttir. Mantuvo un sonado y breve idilio con Ana Obregón, con la que trabajó en la serie ‘Ana y los siete’, en 2002.

En el terreno personal, mucho se ha escrito sobre su supuesto distanciamiento de su hija Andrea Molina, quien ha decidido seguir sus pasos en el mundo de la interpretación. La joven no suele hablar públicamente de su relación con su padre, pero tras la noticia del atropello a una niña salió en su defensa y no dudó en emitir un comunicado para aclarar las circunstancias en las que se produjo el accidente.

Su hija Andrea lo defendió tras el atropello a una menor

«Hace 4 días saltó la noticia de que mi padre había atropellado a una niña de 9 años, de que llevaba una tasa de alcoholemia de 0,90 y de que rogaba a los familiares que no llamasen a la policía. A lo largo de la semana no sólo se ha hablado de estos hechos manipulados y distorsionados si no que a demás a la salido un presunto testigo contando una realidad completamente falsa», decía la joven en su misiva, publicada a través de las redes sociales. «No se debe de coger el coche bajo ninguna circunstancia si se ha bebido, pero lo que tampoco se debe de hacer es exagerar, mentir, ni manipular las cosas por el simple hecho de querer vender o de crear morbo».

«Me gustaría creer que vivo en un país donde existe un periodismo justo, profesional y de calidad. Un periodismo que se informa de los hechos cuando suceden las cosas y que no se hacen simplemente eco de lo que la primera fuente suelta al aire. Un periodismo que no coge a la primera persona que se hace llamar a mismo como «testigo» contando las cosas y la situación de una manera completamente distorsionada. Un periodismo que lo primero que hace es contactar inmediatamente con los implicados directos de lo ocurrido. Un periodismo que no miente, que tiene valores y que no pierde su moralidad a cambio del vender», añadía.

Asimismo, la hija mayor de Micky Molina hacía una petición: «Me gustaría también que en mi país existieran más personas buenas y menos oportunistas que se suben al carro sin ni siquiera dar la cara. Me gustaría conocer a ese presunto testigo que relató como mi padre salía a alta velocidad en dirección hacia la niña y como rogaba que no se llamase a la policía. Me gustaría mirarle a la cara y preguntarle porque ha querido dejar a mi padre de algo que no es. Me gustaría saber por qué los medios de comunicación no tardan ni medio segundo en informar a todo el mundo sobre el presunto «atropello» a una niña de 9 años pero todavía no se han hecho eco del comunicado que cuelgo yo por aquí de la familia de la niña explicando las cosas cómo REALMENTE sucedieron».

«Me dirijo por aquí a todos los increíbles y maravillosos periodistas que tenemos en nuestro país, sé que estáis, sé que existís. A los que estáis estudiando para serlo, por favor, nunca perdáis por el camino vuestras ganas de informar y de contar la verdad», concluía.