La colaboradora tiene muy presente a su tía a quien ha dedicado un 'post' con un cariz triste en medio de una auténtica guerra familiar.


Mucho ha cambiado la vida de Isabel Pantoja este último año. Totalmente enemistada con su hijo, Kiko Rivera, la tonadillera sopla las velas del que seguro será su cumpleaños más amargo. No tiene previsto celebrar el aniversario, tal y como ha señalado su sobrina Anabel. Precisamente ha sido esta quien le ha dedicado un significativo mensaje vía redes con el que refleja el momento tan delicado que atraviesa la artista. 

Instagram

«Este año solo se celebra seguir viviendo. Seguir luchando. Te quiero», le decía a través de sus historias de Instagram. Además, ha rescatado unos vídeos que corresponden a su 33 cumpleaños donde vemos a tía y sobrina muy cómplices, soplando las velas, disfrutando de la fecha y deshaciéndose en besos y carantoñas. Añade la siguiente reflexión: «Aunque estemos lejos. Seguimos sumando. Por el mío y por el tuyo». Un ‘post’ con un cariz triste en medio de una auténtica guerra familiar. Anabel, antes gran confidente de Kiko, también se ha enemistado con su primo a raíz de este conflicto. El DJ está afrontando una etapa dura de la que está intentando salir según ha señalado en más de una ocasión.

Instagram

Isabel Pantoja vivirá este señalado día en Cantora junto a su madre, doña Ana, y su hermano Agustín. Atrás quedan las grandes reuniones que realizaba en años anteriores donde era un auténtico acontecimiento. Le gustaba tener cerca a toda la familia, también invitada a muchos amigos, algunos de sus incondicionales.

El 2 de agosto de 2020

Esta fecha es clave en la vida de Isabel Pantoja ya que se cumplirá el primer aniversario de la raíz del conflicto familiar. El momento en el que Kiko Rivera se encontró por casualidad en la finca los diversos enseres de su padre, Francisco Rivera ‘Paquirri’. Estaban guardados en la habitación que perteneció al torero. Unas controvertidas pertenencias que han copado titulares a lo largo de los años y que un sospechoso robo hizo desaparecer. Este hallazgo también ha conseguido dinamitar la relación con su hijo. 

Así contaba el marido de Irene Rosales cómo vivió aquel sonado 2 de agosto de 2020 durante el programa ‘Cantora, la herencia envenenada’. «Toda mis vida he pensando que ahí no había nada. Cuando he entrado ahí, no había nada. Me siento engañado desde el momento en el que mi padre se fue. Lamento que las cosas hayan sido así. No me he enterado hasta ese día. La historia es así, al menos la mía. El día que me enteré de esto para mí fue decepcionante. Ahora entendéis cuál es el motivo por el que mi vida cambia. No ha venido nadie a contarme que es mentira, lo he visto yo». Una de las primeros cosas que hizo fue hablar con sus hermanos, Francisco y Cayetano, para que estuviesen al tanto de todo.