La colaboradora de ‘Sálvame’ y presentadora de ‘Socialité’ ha querido empezar el mes de noviembre compartiendo el mejor de los consejos para estos tiempo complicados y de incertidumbre.


María Patiño es consciente, y también sufre en sus carnes, la situación por la que pasa nuestro país. La segunda ola del coronavirus ha llegado a nuestro país, lo que está haciendo que el Gobierno y las comunidades autónomas empiecen a llevar a cabo medidas y restricciones con el fin de que baje el número de contagios y por tanto, el de ingresos en los centros hospitalarios.

Esto está provocando que muchos estén preocupados por la situación y que vean todo de una manera muy negativa. María Patiño ha querido, de esta forma, animar a todos sus seguidores a seguir adelante con fuerza y con una visión positiva, a pesar de que no son los mejores tiempos. Para ellos, la presentadora de ‘Socialité’ anima a ver que «al mal tiempo, buena cara» con el mejor de sus consejos.

Aprovechando que empieza un nuevo mes, María Patiño compartía este consejo: «Hola noviembre, si la vida te da tormentas, arráncale un arcoíris», escribía junto a una instantánea en la que aparece en las instalaciones de Mediaset, donde pasa gran parte de la semana.

El consejo de María Patiño que todos deberíamos llevar a cabo

© Redes sociales.

Este consejo también lo empieza ella a integrar en su vida cuando pasa por el momento más delicado en el terreno personal. La periodista desde hace unos días se muestra frágil y no tiene reparo alguno en reconocer que está viviendo una etapa en la que está ante todo vulnerable.

Así lo reflejaba hace unos días cuando María Patiño aseguraba que no tenía ganas de ir al trabajo, una confesión que preocupó mucho a los presentes. «El trabajo siempre ha sido mi tabla de salvación. Esta mañana me levanté y no quería venir a trabajar«, espetó emocionada. Ese instante sirvió para que la también presentadora de ‘Socialité’ se abriera en canal y explicara momentos de su vida que eran completamente desconocidos para la audiencia.

Y es que en el pasado se enfrentó a una situación que le hizo replantearse sus prioridades y por las que tiene un miedo atroz a perder su trabajo. «Hace muchos años pedí dinero a mis padres. Me independicé muy pronto, estaba trabajando en la agencia. Era muy joven y me quedo embarazada. Tengo mucho orgullo y mucho amor propio. Compartía piso con una compañera de agencia y tuve que cambiarme para irme vivir sola y acoplar una vivienda para lo que venía en camino. Vi que no llegaba a fin de mes y le pedí dinero a mi padre. Él nunca me lo dijo, pero mi padre pidió un préstamo. Era militar y ama de casa. Era un hombre con un suelo normal. Aquello me marcó tantísimo que juré nunca más volver a pedir dinero», explicó en el programa vespertino de Telecinco.