Hace apenas 24 horas, numerosos rostros conocidos se congregaban en el Teatro Español de Madrid para dar un último adiós a Verónica Forqué, fallecida tras quitarse la vida el pasado lunes en su domicilio. Entre la larga lista de amigos que se acercaron a dar el pésame a los familiares de la icónica actriz del cine español se encontraba Massiel. Llevaba el rostro oculto bajo una mascarilla sanitaria, pero su mirada reflejaba de manera clara su tristeza. En los breves instantes en los que se pudo ver su cara, al salir del teatro, su cara lucía visiblemente hinchada… muy distinta a la que pudimos ver de ella en días atrás.

Cierto es que no llevaba ni gota de maquillaje y que, probablemente, su piel sufriese la inflamación habitual que se produce tras pasar un tiempo llorando. Todo esto influye en la apariencia del cutis, no cabe duda. Pero ha llamado la atención, y mucho, que su imagen actual es bastante distinta al aspecto que ha mostrado en sus últimos actos públicos. ¿Se ha sometido a algún retoque? A tenor de sus últimas fotografías en la capilla ardiente de Verónica Forqué, todo parece indicar que sí podría haberse hecho algún arreglo en la cara. Vean el vídeo y juzguen ustedes mismos…

Vídeo: Europa Press

«Era una actriz maravillosa y un ser humano lleno de encanto y de dulzura. Una artista maravillosa, irrepetible, una persona muy carismática, ya lo sabéis», apuntaba la intérprete del ‘La, la, la’, quien pedía respeto para Verónica Forqué: «Se ha querido ir y ya está». 

Así ha hablado Massiel de Verónica Forqué: «La depresión es una enfermedad muy fuerte»

Dolida por la drástica decisión de su amiga, Massiel lanzaba incluso alegato para que las autoridades pongan mayor foco en las enfermedades mentales: «A la sanidad publica y al Gobierno, que tengan en cuenta que la depresión es una enfermedad muy fuerte que tiene que tener prioridad. El Covid hace mucho daño por el aislamiento». Asimismo, manifestaba: «Verónica no tenía ningún problema económico, pero el Covid ha aislado muchísimo a toda una profesión, al mundo del espectáculo, que es muy sensible y tiene muchas carencias».

Cabe recordar que la propia Forqué habló de sus problemas emocionales en una entrevista en ‘Público’. Allí revelaba: «Tuve una depresión horrorosa en 2014 cuando me di cuenta de que había dejado de querer al amor de mi vida. La superé con medicamentos y psicoanálisis, pero luego murió mi hermano (Álvaro Forqué) y fue otro mazazo. Y a los cuatro años, en 2018, falleció mi madre (Carmen Vázquez Vigo)».

Telecinco
Telecinco

La última vez que hemos visto en público a Massiel -además de su aparición en la despedida de Verónica Forqué- se produjo en el plató del ‘Deluxe’. Allí, la catalana se enzarzaba en una sonada bronca con Jorge Javier Vázquez. Allí lanzaba unas palabras muy duras contra el presentador: «Tú has sido un gran maltratador de la gente», le espetaba. El de Badalona respondía de manera contundente: «Por ahí no vayamos, Massiel. No se me puede llamar, bajo ningún concepto, maltratador. Jamás. No ha salido ni una persona ni va a salir». Cabreado, se quejaba de la actitud de su invitada: «Me parece que por dar una respuesta me pones en una situación que no me merezco. Me parece muy injusto».

Massiel no suele prodigarse en demasiados actos públicos. Va allí donde se la invita o donde cree que debe pasear palmito. Pero poco más. A sus 74 años, se mantiene en forma, pero lo cierto es que lucha contra una enfermedad degenerativa que le fue diagnosticada hace años y que afecta de manera considerable a su visión. «Tengo degeneración macular. En un ojo veo periférico y en el otro veo de aquella manera con la mácula», revelaba en una entrevista en ‘Sábado Deluxe’.